Responden los pacientes, los médicos y los farmacéuticos

¿Usamos prudentemente los antibióticos?

/ Por

Los antibióticos son medicamentos potentes que combaten infecciones causadas por bacterias, no las provocadas por virus como los resfriados o la gripe. Su uso correcto puede salvar vidas, ya que actúan matando las bacterias e impidiendo que se reproduzcan. Pero su mal uso o su abuso provoca resistencias del cuerpo a los antibióticos que derivan en la pérdida de eficacia de estas medicinas. Según el Centro Europeo de Prevención y Control de las Enfermedades (ECDC, por sus siglas en inglés), uno de cada seis europeos no es consciente de que su mal uso los hace ineficaces, y uno de cada tres desconoce que puedan tener efectos secundarios.

Uso correcto de los antibióticos

España es uno de los países europeos de mayor consumo de antibióticos, según el Ministerio de Sanidad y, como consecuencia, de mayor porcentaje de cepas bacterianas resistentes. Para frenarlo existe una iniciativa europea de concienciación y educación sanitaria materializada en el Día Europeo del Uso Prudente de los Antibióticos que se celebra cada 18 de noviembre. Con el fin de contribuir a ese uso responsable de estos medicamentos, desde Apoya tu Salud queremos ofrecer tres perspectivas sobre el uso responsable de los antibióticos: la del paciente, la del médico y la del farmacéutico.

La visión del PACIENTE 

La visión del paciente tratado con antibióticos

Determinados problemas de salud -como los provocados por infecciones-, para las personas que no padecen una dolencia crónica, si se siguen las indicaciones del médico de cabecera y se toman el antibiótico que se les prescriba, se puede superar sin inconvenientes. Una realidad que no es tan sencilla en el caso de los pacientes con diabetes.

En el caso, por ejemplo, de personas con diabetes hay que extremar las precauciones. Éstas deben acudir al profesional médico que controle su patología para que realice una evaluación completa y realice los ajustes pertinentes en su tratamiento, si fuera necesario. Posteriormente, el paciente debe seguir estrictamente lo pautado, para evitar posibles descompensaciones de la diabetes.

En este sentido, un estudio llevado a cabo por profesionales del Hospital Monte Sinaí, de Nueva York, asegura que los pacientes con diabetes que toman una cierta clase de antibióticos son más propensos a padecer fluctuaciones acusadas en la glucemia que los que toman otro tipo de fármacos. Por ello, es imprescindible que todos los pacientes, especialmente aquellos con diabetes, no se automediquen y que acudan a su médico para que tome las medidas más adecuadas.

Perspectiva del MÉDICO DE FAMILIA

Perspectiva hospitalaria sobre el uso de antibióticos

La educación sanitaria de la población española es clave en la neutralización de la progresiva resistencia a los antibióticos.

Fomentar el uso racional de los antibióticos y la detección adecuada de las resistencias bacterianas merece atención especial por parte de la administración sanitaria y de las sociedades científicas en aras a evitar una mayor mortalidad por infecciones graves en un futuro inmediato.

Se debe acabar con la tendencia de “antibiótico para todo”.

Visión desde la FARMACIA COMUNITARIA

Perspectiva de la farmacia comunitaria sobre el uso de antibióticos

En España, entre el 40 y el 50 por ciento de las prescripciones de estos medicamentos que se realizan en los servicios de atención primaria y hospitalaria son inadecuadas, según la Agencia Española de Medicamentos y Productos Sanitarios (AEMPS). El farmacéutico comunitario, junto al resto de los profesionales sanitarios, debe educar a la población sobre el uso racional de los antibióticos, sobre los riesgos de las resistencias bacterianas y sobre los problemas de salud pública que pueden ocasionarse por el uso indebido de los mismos, problemas que van más allá de la salud individual.

Debe insistir también en la importancia del cumplimiento terapéutico y desarrollar estrategias para aumentar la adherencia terapéutica, a la par de informar sobre la importancia de no utilizar antibióticos sobrantes de otras ocasiones y de depositar en el punto SIGRE la medicación antimicrobiana no utilizada en un proceso infeccioso. A esto contribuiría también bastante mejorar todavía más la adecuación de los formatos de los medicamentos a los días reales de tratamiento.

En definitiva, es importante recordar que los antibióticos se deben tomar bajo prescripción médica, que hay que seguir cuidadosamente las instrucciones y que los antibióticos no son eficaces frente a la gripe ni el resfriado. Y si tiene alguna duda, debe consultarlo siempre con su médico o su farmacéutico.

Escrito por el equipo de redactores especializados en el ámbito sanitario y con amplia experiencia en contenidos sobre salud y revisados por responsables de las seis entidades que configuran Apoya Tu Salud: Mylan, la Sociedad Española de Medicina de Atención Primaria, la Sociedad Española de Farmacia Comunitaria, la Sociedad Española de Farmacia Rural, la Federación Española de Diabetes y la Asociación de Cáncer de Páncreas.

Nos interesa tu opinión. ¿Quieres escribir el primer comentario?

avatar
500