Analizar el nivel de triglicéridos, clave para detectar dislipemia aterogénica

/ Por

Cuando se hacen controles rutinarios, es habitual que en el análisis se valoren los niveles de colesterol de los pacientes, pero no de los triglicéridos. Esto podría cambiar a tenor de las recomendaciones hechas por el presidente de la Sociedad Española de Aterosclerosis (SEA) en la sexta edición del Día de la Dislipemia Aterogénica que ha congregado a más de un centenar de especialistas en la materia.

trigliceridos-y-dislipemia-aterogenica

En esta reunión científica, organizada por la SEA con la colaboración de Mylan, el doctor Xavier Pintó, presidente de la organización, señaló que es esencial que se incluya la determinación de los triglicéridos en los controles de salud rutinarios para tratar, de forma temprana, la dislipemia aterogénica.

Consiste en una alteración del sistema metabólico que se caracteriza por un exceso de  triglicéridos y déficit de colesterol que va unido a las lipoproteínas de alta densidad o HDL. Su persistencia puede tener graves consecuencias cardiovasculares para quien la padece.

Agrava la situación el hecho de que, al igual que otras enfermedades cardiovasculares, no provoca ningún signo ni síntoma clínico por lo que, cuando se detecta, suele ser a raíz de otras enfermedades cardiovasculares o diabetes.

Dislipemia aterogénica y obesidad

Según el doctor Pintó, teniendo en cuenta los estudios realizados en grandes poblaciones, se puede hablar de que al menos un 30% de la población de mediana edad tiene este trastorno, incluido dentro del síndrome metabólico. Porcentaje que podría incrementarse si se tienen en cuenta a las personas con diabetes, cardiopatía isquémica o enfermedad vascular cerebral arterotrombótica.

Llama la atención que la dislipemia aterogénica aumenta al ritmo que lo hace la obesidad, uno de los principales problemas actuales de salud pública, y uno de los principales factores de riesgo de esta enfermedad.

Por tanto, es importante actuar sobre factores como la obesidad o el sedentarismo además de tratar la dislipemia aterogénica farmacológicamente –apunta el doctor Pintó–, ya que, a no ser que se corrija, puede desembocar en diabetes.

Estudio PREDISAT

En el marco del Día de la Dislipemia Aterogénica también se actualizaron los resultados del Estudio PREDISAT (PREvalencia de la DISlipemia ATerogénica), una investigación llevada a cabo en pacientes con diabetes mellitus tipo 2, cuyo objetivo es conocer la frecuencia y las características de la dislipemia aterogénica en dichos pacientes.

Puesto en marcha en 2014, y en relación directa con el Registro Nacional de Dislipemias de la SEA, en la actualidad el PREDISAT tiene incluidos cerca de 400 pacientes procedentes de Unidades de Lípidos de toda la geografía nacional.

El doctor Jesús Millán, jefe del Servicio de Medicina Interna del Hospital General Universitario Gregorio Marañón, explica que: “una de las particularidades del estudio es constatar que la dislipemia aterogénica es un proceso infradiagnosticado, infratratado y -consecuentemente- infracontrolado”.

“La dislipemia aterogénica es muy frecuente en los diabéticos: algo más del 40 % de los mismos la presentan. Y después de un tratamiento estándar, todavía un 35 % la mantienen, lo que es indicativo de que el tratamiento empleado es insuficiente”, concluye.

Escrito por el equipo de redactores especializados en el ámbito sanitario y con amplia experiencia en contenidos sobre salud y revisados por responsables de las seis entidades que configuran Apoya Tu Salud: Mylan, la Sociedad Española de Medicina de Atención Primaria, la Sociedad Española de Farmacia Comunitaria, la Sociedad Española de Farmacia Rural, la Federación Española de Diabetes y la Asociación de Cáncer de Páncreas.

Nos interesa tu opinión. ¿Quieres escribir el primer comentario?

avatar
500