Opinan médicos, farmacéuticos y pacientes

¿Tenemos en España una Atención Primaria de calidad?

/ Por

En España se conmemora el Día Nacional de la Atención Primaria, y desde Apoya Tu Salud nos hemos preguntado si en nuestro país tenemos una asistencia sanitaria primaria de calidad, una atención primaria básica acorde a las necesidades de los pacientes. En este contexto, los tres colectivos que forman esta plataforma responden a esa pregunta. ¿Quieres saber qué opinan?

Atención-Primaria

Desde SEMERGEN:

Semergen

Los últimos años de la crisis han provocado, lamentablemente, que se disminuyeran las partidas presupuestarias dedicadas a la salud, y si a esto añadimos la descentralización de las competencias sanitarias, nos encontramos con que las comunidades autónomas parten de un presupuesto y de unas prestaciones sanitarias muy distintas entre ellas, lo que afecta directamente a la Atención Primaria (AP). Y a pesar de ser más que reconocida como el eje del Sistema Nacional de Salud, se ha visto gravemente perjudicada.

Resulta descorazonador la falta de recursos con la que tantas veces nos encontramos en nuestras consultas, la precariedad laboral con la que nos enfrentamos, la falta de tiempo que disponemos por paciente debido a las largas consultas. Pero todavía resulta más desconcertante que el paciente tenga acceso a unas pruebas o a unos tratamientos en Atención Primaria que dependan únicamente de la comunidad autónoma a la que pertenece porque existe una falta de equidad en materia de sanidad en España.

Los médicos de Familia somos los que, día a día y año a año, acompañamos a nuestros pacientes en su enfermedad y en su cotidianeidad. Ellos son nuestra razón de mejorar en formación, en investigación, en comunicación cada día, y a pesar de todas las dificultades, nos esforzamos diariamente por dar una atención de calidad a todos los pacientes.

Desde SEFAR:

Sefar

La pérdida de la salud, en todo la amplitud semántica que esta palabra ha adquirido en las últimas décadas (nótese que no empleamos el término enfermedad al considerar la salud como un término más amplio), se ha tratado tradicionalmente de forma intervencionista y paliativa, demostrándose ésta como una fórmula cara e ineficiente.

La mejora de las condiciones de vida, al menos en países desarrollados, ha conducido a un incremento de la esperanza de vida, cronificando patologías que hasta hace poco tiempo eran mortales y elevado el coste de los sistemas sanitarios públicos. La escasez de recursos que este cambio de paradigma ha producido, ha llevado (y obligado), a los gestores sanitarios a replantearse un cambio de estrategia. Un abordaje de este nuevo reto que pasa indefectiblemente por una mayor apuesta por la atención primaria en forma de refuerzo de las políticas de prevención y promoción de la salud, empoderamiento de los pacientes y dotación de mayores medios a los profesionales sanitarios que trabajan en este ámbito.

Es aquí donde la oficina de farmacia, y especialmente los establecimientos de proximidad como las ubicadas en barrios populares y en entornos desfavorecidos como los extremadamente rurales, deben adquirir un mayor protagonismo que les permita desempeñar nuevos roles. De este modo, y en colaboración con el resto de profesionales de otros niveles asistenciales, puedan trabajar en la prevención y promoción de la salud, acompañar a los pacientes en el uso adecuado y racional de sus tratamientos…

En definitiva, trabajar conjuntamente para, entre todos, hacer viable y sostenible un sistema que debería ser, en partes iguales, motivo de orgullo y preocupación, nuestro sistema sanitario público.

Desde SEFAC:

SEFAC

La Atención Primaria (AP) es, en la actualidad y lamentablemente, la cenicienta del sistema sanitario. De ser considerada el eje del sistema sanitario en Alma ATA en la práctica se ha quedado relegada en muchas ocasiones a ser simplemente la “portera” del sistema. “Los que saben” se encuentran en la atención especializada, o al menos así lo asimila el imaginario popular, dirigido por un sistema que prioriza los recursos destinados a este sector. Así, es llamativo comprobar cómo cada vez que se quiere introducir una supuesta mejora en el sistema sanitario acabe llevándose desde la atención especializada, asumiendo los recursos y centralizándolo en el hospital.

Por otra parte, los puntos fuertes de la atención primaria, como son la longitudinalidad de la atención al paciente, la proximidad y el costo-eficiencia de las intervenciones se están viendo socavadas por la precariedad-temporalidad-subasteo del empleo y la retribución, la fragmentación de la atención con múltiples intervenciones desde el hospital en vez desde Primaria y por la descapitalización científica de Primaria, respectivamente.

En cuanto a este último punto es destacable cómo la formación de los profesionales de Atención Primaria es la principal perjudicada por una excesiva visión hospitalocéntrica del sistema. Por ejemplo, todos los intentos de la farmacia comunitaria por conseguir una especialidad son bloqueados y si bien los médicos de atención primaria hace años que disfrutan de una especialidad, no existe ninguna facultad de medicina con cátedra de la misma y no es difícil entender que sea la última especialidad a la hora de ser elegida en las convocatorias MIR. Mientras tanto, las especialidades hospitalarias se multiplican y aumentan años de formación.

Sin querer quitarles mérito, alguien con responsabilidad tendría que darse cuenta de  que la Atención Primaria no puede seguir desatendiéndose más sin que nadie aporte soluciones reales. Para ello debería comenzarse por reforzar la Atención Primaria como el centro de referencia del paciente ambulatorio.

Esto implicaría generar un nuevo modelo de atención sanitaria donde todo lo que pueda realizarse desde AP se hiciera desde allí (con los recursos y la formación necesaria para realizarlo) y no desde el hospital, donde el médico de atención primaria se considerara de una vez por todas como el coordinador del equipo multidisciplinar y no un subordinado del especialista y donde se incentive y “represtigie” el pertenecer a primaria y no ser un segundo plato para todos los que no han podido acceder a una especialidad hospitalaria.

Finalmente, en cuanto a la farmacia comunitaria, le son propios todos los males que adolecen a la AP más unos cuantos de su propia cosecha como son el ser considerado por el sistema sanitario no ya como cenicienta sino como el hijo ilegítimo que no sabe si quererlo o echarlo de casa. Por todo ello y hoy, en la celebración de su día, es necesario reivindicar más que nunca la búsqueda de soluciones para que la Atención Primaria sea el pilar que nunca debió de dejar de ser de nuestro Sistema Nacional de Salud.

Desde FEDE:

Fede

La Atención Primaria en el caso de la diabetes resulta fundamental. Normalmente, son los médicos de cabecera los que primero detectan un caso de esta patología y los que derivan a los pacientes a los especialistas pertinentes. En España, tenemos grandes profesionales en Atención Primaria, y es importantísimo apostar por que se potencie su labor.

Sin embargo, el principal problema que existe es el escaso tiempo del que disponen para tratar a los pacientes crónicos; debido a la presión asistencia que padece nuestro Sistema Nacional de Salud, suele ser una media de 8 minutos lo que se emplea en cada consulta por paciente, lo que hace que, en la mayoría de las ocasiones, no sea suficiente. Es por este motivo por el que en muchas Comunidades Autónomas el papel de la Enfermería resulte tan imprescindible, dando apoyo a los profesionales de atención primaria.

Escrito por el equipo de redactores especializados en el ámbito sanitario y con amplia experiencia en contenidos sobre salud y revisados por responsables de las seis entidades que configuran Apoya Tu Salud: Mylan, la Sociedad Española de Medicina de Atención Primaria, la Sociedad Española de Farmacia Comunitaria, la Sociedad Española de Farmacia Rural, la Federación Española de Diabetes y la Asociación de Cáncer de Páncreas.

Hay 8 comentarios. Ahora nos interesa tu opinión.

avatar
500
John Ponce
John Ponce

Por el principio de la reflexión,la Atención Primaria de Salud,emerge para brindar un cuidado esencial de la salud en base a métodos científicos y social mente aceptables y del uso de tecnología universalmente accesibles a toda persona,familia y comunidad,donde todos puedan participar y recibirla al alcance de su economía.¿Las Instituciones de Salud extienden dicha tecnología para uso y dar servicio a las poblaciones alejadas? Evidencia la ausencia de no establecer contacto en lo social.

Clínica dental Dra. Piñol
Clínica dental Dra. Piñol

La salud es nuestra asignatura pendiente. Como profesional dentista, todos los días intento que mi vocación se vea reflejada en todos mis servicios hacia los pacientes. Pero he de reconocer que estos, solo acuden a tu clínica cuando algo le va mal, o están en una situación ya compleja.En definitiva un cuidado mínimo diario para nuestros dientes que deben acompañarnos.

Carmen Pons Vilaspasa
Carmen Pons Vilaspasa

Creo que la prevención y la educación sanitaria son los mejores aliados para conservar la salud, y eso puede y debe realizarse desde la atención primaria, resulta mejor y más económico. Soy una simple usuaria, que por fortuna, goza de una buena salud, pero creo que ese es el camino para una mejor salud pública, en mi opinión. Ánimo a nuestrxs profesionales

Fernando
Fernando

Creo que en estos momentos, es más interesante mirar el futuro que el pasado, pues la sanidad en éstos años a perdido mucha financiación y profesionales. Hoy los pacientes crónicos, necesitamos nuevos modelos de sanidad basados en la cronicidad y la prevención. La formación continua tanto de pacientes, enfermería y médicos de primaria es necesaria, lo mismo que la especialización. Lo que revertirá en mejor atención al paciente, lo que conlleva unos costes sanitarios mejores.