Post colaborativo. Diferentes perspectivas de la farmacia, el paciente y la industria

Cambio de paradigma en la prevención de las enfermedades coronarias.

/ Por

Los avances en Medicina están haciendo posible que el manejo del riesgo cardiovascular (RCV) sea, cada vez, más efectivo. Por ejemplo, ya se conocen los beneficios en el manejo de la reducción de lípidos en sangre, nuevos tratamientos para la insuficiencia cardíaca, la reducción del riesgo cardiovascular mediante un buen control de la diabetes. En definitiva, estamos asistiendo a un cambio de paradigma en relación con la prevención de las enfermedades coronarias que siempre tiene diferentes perspectivas dependiendo del ángulo del que se mire.

riesgo-coronario-prevencion

Para conocer esos diversos enfoques, nos adentramos en un artículo colaborativo en que conoceremos la visión de los facultativos, los farmacéuticos comunitarios, los rurales, la industria farmacéutica y los pacientes, quienes, cada vez, juegan un rol más determinante en la prevención y el control de las enfermedades.

El riesgo cardiovascular desde la farmacia comunitaria (SEFAC)

Con más de 2 millones de muertes al año, las enfermedades cardiovasculares también son la principal causa de fallecimiento en la Unión Europea. La Organización Mundial de la Salud (OMS) augura que de aquí́ a 2030, casi 23,6 millones de personas morirán por alguna enfermedad cardiovascular, principalmente por cardiopatías y accidentes cerebrovasculares . Por lo que la prevención es pilar fundamental para frenar el futuro aumento de la prevalencia. De hecho, según la OMS, con cambios adecuados del estilo de vida se podrían prevenir más de tres cuartas partes de la mortalidad por causa cardiovascular.

Dentro de las recomendaciones que nos dan las nuevas guías AHA/ACC 2019 de Prevención Primaria Cardiovascular y que pueden ser abordadas por la farmacia comunitaria como centro sanitario cercano al paciente y con personal formado para ello, tenemos

  1. Promover estilos de vida saludables. Una dieta sana, hacer ejercicio y no fumar es la mejor manera de prevenir eventos cardiovasculares.
  2. Realizar cribados para la detección, intervención y seguimiento de los pacientes adultos con hipertensión arterial y riesgo cardiovascular con intervenciones no farmacológicas y derivando al médico si fueran farmacológicas.
  3. Seguimiento del paciente hipertenso para mejorar su adherencia y uso óptimo de la  farmacoterapia.

Por tanto, dentro del escenario multidisciplinar en el abordaje del riesgo cardiovascular de la población, la farmacia comunitaria es un elemento indispensable para su control y buen manejo.

El riesgo cardiovascular desde la farmacia rural (SEFAR)

El farmacéutico rural juega un papel importante en la prevención y control del riesgo cardiovascular del paciente en su entorno. Como experto en materia de salud tiene un papel activo en la detección y prevención de factores de riesgo, especialmente en las zonas rurales donde, en ocasiones, ni siquiera se puede contar con la presencia continuada de un médico.

Se utiliza el modelo Systematic Coronary Risk Evaluation (SCORE) que se ha desarrollado basándose en grandes cohortes de estudios europeos. La utilización de las tablas SCORE permite estimar el riesgo de muerte por enfermedad cardiovascular (no solamente por enfermedad coronaria sino también cerebrovascular) en 10 años según: edad, sexo, hábitos de consumo de tabaco, colesterol total y presión arterial sistólica.

El cálculo del RCV está disponible en www.heartcore.org, en la herramienta Heart-SCORE y permite calcular el impacto del colesterol unido a lipoproteínas de alta densidad (cHDL) con el riesgo cardiovacular total. La evaluación y manejo de los resultados, siempre, debe realizarse con el conocimiento y ayuda del profesional sanitario.

El riesgo cardiovascular desde el paciente (FEDE)

En España, la diabetes es la cuarta causa de mortalidad entre las mujeres españolas[1], por detrás del grupo de las enfermedades del sistema circulatorio, los tumores y las enfermedades del sistema respiratorio[2]. Actualmente, en España, cerca de un 30% (29,8%) de mujeres de entre los 61 y los 75 años padecen diabetes tipo 2; porcentaje que rebasa el 40% (41,3%) a partir de los 75 años. Y a pesar de que esta patología, que afecta a cerca de 6 millones de personas en España, es más prevalente entre los hombres, las complicaciones de salud son mucho mayores para ellas que para ellos. En este sentido, las mujeres tienen un 30% más de posibilidades de sufrir ictus, con el mismo tratamiento; y un 154 % más de riesgo de enfermedad coronaria[3].

Todo esto pone al descubierto que la diabetes y sus complicaciones, en las mujeres, sigue estando infratratada, lo cual es otro grave problema, puesto que de esto se deriva que, con el paso del tiempo, cuente con una peor calidad de vida. Por todo ello, una de las claves es la individualización de su abordaje, por sus diferencias con respecto a los hombres. De hecho, entre otros temas preocupantes, las mujeres que han sufrido un ataque cardíaco tienen las tasas de supervivencia más bajas.

El riesgo cardiovascular desde la industria farmacéutica (Mylan)

Uno de los principales factores de riesgo que aumenta la probabilidad de desarrollar una enfermedad cardiovascular tiene que ver con los niveles elevados de colesterol, ya que es la causa de la aparición de las placas de ateroma en las arterias que pueden desencadenar una obstrucción del flujo sanguíneo. Según las últimas guías europeas para el manejo de la dislipemias (ESC/EAS 2019), las personas se clasifican en 4 categorías según su riesgo cardiovascular, teniendo en cuenta una guía de uso internacional: el SCORE (Systematic Coronary Risk Estimation), es decir, una estimación del riesgo coronario sistémico.

Así podemos encontrarnos con:

  • personas con riesgo muy alto: son aquellas que tienen diabetes, enfermedad renal y un SCORE mayor o igual al 10%;
  • riesgo alto: personas con un factor de riesgo muy elevado, por ejemplo, colesterol o hipertensión; y un SCORE entre 5% y 10%;
  • con riesgo moderado: un SCORE entre más de un 1% y un 5%;
  • siendo personas con un riesgo pequeño aquellas con un SCORE de menos del 1% .

Teniendo en cuenta que el colesterol es uno de los factores de riesgo más importantes en la prevención de enfermedades coronarias, es fundamental concienciar sobre la necesidad de mantener unos hábitos de vida sanos con una alimentación rica en frutas, verduras y legumbres, y alejada de grasas saturadas y las denominadas grasas trans. Estas grasas son las principales causantes del mayor aumento de los niveles de colesterol LDL en sangre y son determinantes en los infartos de miocardio, además de provocar dislipemias.

 

[1] Sociedad Española de Diabetes (SED).

[2] Instituto Nacional de Estadística (INE).

[3] Sociedad Española de Diabetes (SED).

 

Fuentes de información:

Este post ha sido elaborado de forma colaborativa por pacientes de FEDE y profesionales sanitarios de: SEFAR, SEFAC y Mylan

Escrito por el equipo de redactores especializados en el ámbito sanitario y con amplia experiencia en contenidos sobre salud y revisados por responsables de las seis entidades que configuran Apoya Tu Salud: Mylan, la Sociedad Española de Medicina de Atención Primaria, la Sociedad Española de Farmacia Comunitaria, la Sociedad Española de Farmacia Rural, la Federación Española de Diabetes y la Asociación de Cáncer de Páncreas.

Nos interesa tu opinión. ¿Quieres escribir el primer comentario?

avatar
500