Farmacias, Pacientes /

Hongos y verrugas (papilomas plantares), habituales en las piscinas

Por

En septiembre aún funcionan algunas piscinas veraniegas y comienzan las clases de natación en muchos colegios y centros deportivos. Aunque la piscina es para disfrutarla, nadar y refrescarnos, también puede ser el origen de pequeñas y molestas infecciones, como las verrugas plantares, que pueden darnos mucho la lata, sobre todo entre los más pequeños.

Hongos y verrugas en piscinas

Cuando nuestro cuerpo está en lugares cálidos y en contacto directo con zonas húmedas, como ocurre en las piscinas, pueden causarnos infecciones como la cistitis (de las que ya os hablamos) y, en el caso de que dicha humedad sea en la planta del pie puede producir hongos o papilomas plantares, más conocidos como verrugas. Son infecciones provocadas por virus que termina desapareciendo, aunque pueden llegar a ser muy molestas y producir un dolor intenso.

Las verrugas plantares constituyen una infección muy común en los pies sobretodo en los niños cuyas capas de piel son más finas; y, en especial, en verano por la suma de calor y humedad. No obstante, las heridas, la fatiga, el exceso de calor o la falta de higiene también pueden ser el origen de este problema.

Este tipo de verrugas son internas ya que suelen crecer hacia dentro mostrando pequeños bultos con puntos negros llamados ‘semillas de verruga’, que son pequeños vasos sanguíneos coagulados. Tienen su origen en el virus del papiloma humano (VPH) que penetran a través de pequeñas heridas, cortes u otros puntos débiles del pie.

Ten cuidado si padeces diabetes ya que cualquier herida puede desencadenar el pie diabético, la primera causa de amputaciones no traumáticas de las extremidades inferiores y de discapacidad.

Prevención de las verrugas plantares

La mejor forma de prevenir los papilomas plantares es mantener muy seca la piel de

los pies, especialmente en el espacio interdigital (entre los dedos), evitar el sudor en los pies y, si es necesario, aplicar algún producto antitranspirable para evitar la hipersudoración y el contagio por hongos. También es importante evitar rascarse si ya hubiera lesiones en los pies, ya que puede ser la puerta de entrada del virus.

El Consejo General de Colegios Oficiales de Podólogos (CGPOP), para prevenir el contagio del papiloma plantar u otro tipo de infecciones en los pies, recomienda:

  • Lavarlos a diario con jabón neutro y secarlos bien;
  • Aplicar crema hidratante o espray a diario (como los que se usan en la prevención y tratamiento del pie diabético) que cree una barrera emoliente, así como protección solar en los talones y en el dorso del pie;
  • No cortar las durezas y las callosidades;
  • Utilizar calcetines de algodón o hilo que permitan la transpiración de los pies;
  • Usar calzado adecuado con algo de tacón para evitar lesiones;
  • Extremar las precauciones de contagio en los lugares públicos y evitar ir descalzo en la medida de lo posible.

Tratamiento de las verrugas plantares

La mayoría de los papilomas plantares desaparecen por sí solos, aunque puede tardar más de un año, por lo que si hablamos de verrugas molestas y dolorosas se pueden tratar con productos que se adquieren en la farmacia sin necesidad de receta. Estos pueden ser apósitos, parches u otras soluciones con ácido salicílico que requieren de continuidad y mucha paciencia, así como evitar irritar la piel de alrededor de la verruga.

También hay aplicadores de ácido fórmico que destruyen el tejido infectado por deshidratación, es decir, la verruga se seca y se reduce hasta su desaparición. EndWarts® Pen es un lápiz con una solución patentada de ácido fórmico eficaz (las verrugas se eliminan en el 92% de los pacientes)[1]  de aplicación muy cómoda al tratarse de un PEN, y rápido (se aplica sólo una vez a la semana, en pocos segundos y sin dolor).

Si esto no funciona, se puede recurrir a la cirugía para quemar el papiloma. Hay diversas formas de hacerlo: con un bisturí eléctrico, con nitrógeno líquido, con nitrato de plata, etcétera, pero siempre lo debe realizar un podólogo experto. No debemos obviar que hablamos de tratamientos agresivos que son dolorosos y pueden dejar cicatriz. Como siempre, es mejor prevenir que curar.

 

[1] Bhat et al. Topical formic acid puncture technique for the treatment of common warts. International Journal of Dermotology. 2001;40,415±419.

 

Fuentes:

Para elaborar este post se ha utilizado información de:
· El Consejo General de Colegios Oficiales de Podólogos (CGPOP)
· La Clínica Mayo
· MedlinePlus

Nos interesa tu opinión. ¿Quieres escribir el primer comentario?

avatar
500