Documento de consenso sobre el uso de los Sistemas Personalizados de Dosificación

Médicos y farmacéuticos coordinados en el uso del SPD

/ Por

Médicos de Atención Primaria y farmacéuticos comunitarios se han puesto de acuerdo para la utilización del servicio del Sistema Personalizado de Dosificación (SPD), una herramienta considerada clave en la adherencia terapéutica del paciente. Con el fin de potenciar su uso, ha nacido de la mano de médicos y farmacéuticos el ‘Documento de consenso sobre el uso de los Sistemas Personalizados de Dosificación’.

Médicos y farmacéuticos en el uso del SPD

Este manual ha sido concebido gracias al trabajo conjunto de la Sociedad Española de Médicos de Atención Primaria (SEMERGEN) y la Sociedad Española de Farmacia Clínica Familiar y Comunitaria (SEFAC), con la colaboración de la Fundación Viatris. Personificada en la figura de sus dos coordinadoras: Laura Aliaga, del grupo de trabajo de Gestión del Medicamento, inercia clínica y seguridad del paciente de SEMERGEN; y Adela Martín, miembro de la Junta Directiva y responsable de Investigación de SEFAC.

Con este servicio de SPD, el farmacéutico se encarga de que el paciente, principalmente aquel que está polimedicado, tenga completamente ordenada la medicación por horas y días de la semana. De este modo, se pueden evitar confusiones y facilitar el cumplimiento terapéutico.

No hay que olvidar que la falta de adherencia de los pacientes se ha convertido en un problema de salud de primer orden. En España, según los datos que manejan ambas entidades, genera un mínimo de 18.400 muertes prematuras al año (200.000 en Europa) y supone un gasto sanitario de unos 11.250 millones de euros anuales.

En el documento de consenso se detalla la utilidad del SPD para paliar este problema, ya que puede servir para desarrollar un programa de atención farmacéutica. Dicho programa debe integrar aspectos asistenciales como la detección y prevención de problemas relacionados con la medicación. Asimismo, con el Sistema Personalizado de Dosificación se puede evitar la aparición de resultados negativos asociados a los medicamentos y contribuir a obtener una mejora de los resultados terapéuticos.

Por tanto, el servicio de SPD supone un impacto en la calidad asistencial, en la práctica clínica y en la seguridad de los pacientes, al optimizar el uso de los fármacos, evitar duplicidades y reducir errores en el uso de los medicamentos.

El SPD y la COVID-19

En el documento de consenso, médicos y farmacéuticos propone una serie de acciones de mejora para el fomento del SPD en atención primaria y farmacia comunitaria. Entre esas medidas se incluye la implementación de sistemas electrónicos de prescripción con mecanismos de comunicación directa entre la farmacia y el centro de salud; y el fomento de investigación que refuerce y reafirme la evidencia científica que ya respalda el uso de los SPD.

Tanto desde SEFAC como desde SEMERGEN se recomienda, además, que ante la aparición de brotes esporádicos o nuevas oleadas de la COVID-19 se valore la incorporación al servicio SPD de los pacientes polimedicados crónicos de aquellos colectivos más vulnerables. Esto permitiría una mejor coordinación entre los profesionales sanitarios y hacer un seguimiento más efectivo de estos pacientes.

Coordinación necesaria

Según Adela Martín, coordinadora farmacéutica del documento: “En el ámbito de atención primaria se concentran el 95 % de pacientes polimedicados y el 80 % de las consultas sobre patologías crónicas. En paralelo, un elevado porcentaje de las más de dos millones de visitas diarias a las farmacias comunitarias están relacionadas con este tipo de pacientes”.

En este escenario y teniendo en cuenta el incremento de las enfermedades crónicas y el envejecimiento, “médicos, farmacéuticos y otros profesionales sanitarios han de coordinarse y avanzar para cubrir las necesidades de los pacientes”. Un contexto en el que “el SPD puede desempeñar un papel fundamental”, asegura.

Por su parte, Laura Aliaga, coordinadora médica, manifiesta que la pandemia de COVID-19 “ha puesto de manifiesto la vulnerabilidad de los pacientes crónicos y polimedicados. Asimismo, se ha demostrado un aumento del riesgo asociado al uso de medicamentos y una disminución de la adherencia terapéutica”, una situación propicia para el uso de estos sistemas.

Es fundamental impulsar todas aquellas acciones que potencien la seguridad y eficacia de los fármacos. Los sistemas SPD lo hacen además de aportar una atención integral al paciente teniendo en cuenta las necesidades sanitarias y las sociales que afectan en gran medida al éxito de los tratamientos. Los SPD han demostrado ser también una herramienta útil en la coordinación entre profesionales sanitarios, al permitir un mejor seguimiento de los pacientes más complejos”, concluye.

 

Fuentes de información:

Escrito por el equipo de redactores especializados en el ámbito sanitario y con amplia experiencia en contenidos sobre salud y revisados por responsables de las seis entidades que configuran Apoya Tu Salud: Mylan, la Sociedad Española de Medicina de Atención Primaria, la Sociedad Española de Farmacia Comunitaria, la Sociedad Española de Farmacia Rural, la Federación Española de Diabetes y la Asociación de Cáncer de Páncreas. Consulta la Política editorial de Apoya tu Salud.

Nos interesa tu opinión. ¿Quieres escribir el primer comentario?

avatar
500