Farmacias /

El Libro Blanco de la Farmacia Europea reclama el protagonismo del farmacéutico en el sistema de salud

Por

“Los farmacéuticos comunitarios tienen que desempeñar un papel activo en el equipo de Atención Primaria, apoyar el uso de soluciones de salud electrónica en las farmacias comunitarias, y desarrollar estrategias nacionales de gestión de medicamentos. El activo único que representa la red de farmacias comunitarias necesita estar mejor aprovechado”. Esta es la receta para que la farmacia contribuya a la calidad y eficiencia de los sistemas sanitarios y a la mejora de la salud de la población, según se recoge en el Libro Blanco de la Farmacia Comunitaria Europea.

Este documento –que ha sido reconocido por la Comisión europea– ha sido elaborado por la Agrupación Farmacéutica de la Unión Europea (PGEU, por sus siglas en inglés), que acoge a representantes farmacéuticos de 15 países miembros, entre ellos España. En el Libro Blanco se recoge que pese a que las farmacias son, en ocasiones, el primer y último punto de interacción entre el paciente y el sistema sanitario, los farmacéuticos deben jugar un papel cada vez más activo.

Libro Blanco de la Farmacia Comunitaria Europea

En este ámbito se identifican cuatro áreas en las que las 154.000 farmacias comunitarias de la Unión Europea tiene un papel fundamental y el cual se debe potenciar: la seguridad y el acceso a los medicamentos; los resultados de los tratamientos en pacientes, la salud pública y la contribución a la eficiencia del sistema.

Dentro de cada grupo se describen una serie de iniciativas, programas y acciones encaminados a la mejora de estas áreas y que tienen al farmacéutico como protagonista sanitario. Algunas de ellas ya se están desarrollando en algunos países con su formación, sus competencias y su marco legal correspondiente. Programas que fomenten la adherencia al tratamiento, el apoyo a los crónicos, la administración de vacunas en las farmacias, el servicio farmacoterapéutico (SFT), el cribado y prevención de enfermedades son iniciativas que se promueven.

Además se ofrece datos de la enorme red de establecimientos de salud que suponen las 154.000 oficinas que se reparten entre los países miembros. Por ejemplo que la farmacia da empleo a 400.000 farmacéuticos además de a otros 600.000 profesionales; que casi el 100 por ciento de las oficinas cuentan con un sistema totalmente informatizado; o que la mayoría están adaptadas para discapacitados. Puedes consultar más información sobre la farmacia comunitaria europea en la infografía de debajo que también se recoge en el Libro Blanco.

En definitiva, se trata de apoyar la continuidad e integración de la asistencia centrada en el paciente incluyendo a la farmacia como parte esencial del proceso, que es la idea que también se promueve, en el ámbito español, desde el Manifiesto para la Sostenibilidad del Modelo de Farmacia ¿Quieres unirte?

Hechos y cifras clave de la farmacia comunitaria europea

Nos interesa tu opinión. ¿Quieres escribir el primer comentario?

avatar
500