Infografía 'Psoriasis & estrés'

La psoriasis NO es contagiosa

/ Por

A veces nos encontramos con personas que tienen la piel de la cara descamada, o los antebrazos enrojecidos, o incluso las uñas de las manos hendidas y decoloradas. Y en ocasiones, la tendencia es a apartarse de ellas por si tienen algo contagioso. Todas esas situaciones responden a diferentes cuadros de psoriasis, una enfermedad inflamatoria sistémica que suele aparecer en la piel y que, aunque visiblemente puede parecer alarmante -lo que tiene una relación directa con el estigma que sufren los pacientes-, es más frecuente de lo que podemos pensar y no, no es contagiosa.

la-psoriasis-no-es-contagiosa

En nuestro país, se estima que hay más de un millón de personas afectadas por la psoriasis, unos 125 millones en todo el mundo. Puede aparecer en cualquier momento de tu vida, pero suele hacerlo entre los 15 y los 35 años, o entre los 50 y los 60 años. Se da tanto en mujeres como en hombres y su evolución en cualquier caso es impredecible.

Te contamos 10 tips que quizás no conozcas de la psoriasis para entenderla y normalizarla:

1.- ¿Qué es la psoriasis?

La psoriasis es una enfermedad crónica inmunomediada, es decir, que está causada por una alteración del sistema inmune que puede afectar a distintos órganos del cuerpo. Aunque la psoriasis afecta, normalmente, a la piel, es frecuente que también se manifieste en las articulaciones (entre el 20% y el 30% de los pacientes), lo que se conoce como artritis psoriásica.

2.- ¿Qué causa la psoriasis?

La causa de la psoriasis no se conoce exactamente, se relaciona con una alteración del sistema inmunológico en la que también puede influir la genética. Además, existen varios factores desencadenantes como las infecciones, la obesidad, consumir tabaco o alcohol, o el estrés.

3.- ¿Es una enfermedad genética?

En la psoriasis se sabe que existe una herencia poligenética, por tanto, si existe una historia familiar de psoriasis, según los datos de la Academia Española de Dermatología y Venereología (AEDV), existe un porcentaje que varía entre un 35% y un 90% de pacientes que han desarrollado la enfermedad. Por centrar más el dato, esta entidad científica señala que, si ambos padres tienen psoriasis, existe un 41% de probabilidades de que sus hijos la tengan. Si solo es uno de los progenitores, el porcentaje se rebaja hasta el 14%.

4.- ¿Cuáles son los principales síntomas de la psoriasis?

La forma más corriente de la psoriasis es la que afecta a la piel, en la que aparecen placas eritematosas con escamas blancas típicas de esta enfermedad. Son lesiones secas, elevadas y enrojecidas que pueden producir dolor, picor y resquebrajamiento de la piel. En ocasiones estas lesiones son pequeñas y están repartidas por todo el cuerpo, y otras veces aparecen pústulas (pequeñas cavidades llenas de pus) que se pueden dar, incluso, en las palmas de las manos y en las plantas de los pies.

Las zonas en las que suelen aparecer las placas son en los codos, rodillas, cuello, cuero cabelludo, espalda o nalgas. Aunque también pueden darse por debajo de las uñas de manos y pies (provocando hendiduras, crecimiento anormal y decoloración de las mismas), en las axilas y en las ingles, entre otras.

5.- ¿Cómo se diagnostica?

La psoriasis se diagnostica a través de los propios síntomas clínicos de la enfermedad, ya que no existe ninguna prueba específica que la confirme. Por tanto, serán los propios dermatólogos los especialistas que -tras observar las lesiones de la piel- puedan reconocer la patología. No obstante, en ocasiones pueden realizar biopsias de alguna zona dañada de la piel para descartar otras posibles enfermedades.

6.-  Tipos de psoriasis

En función de la forma y el patrón de las escamas en la piel, la psoriasis se puede clasificar en:

  • Psoriasis en placas: El 80% de los pacientes con psoriasis tienen este tipo.
  • Psoriasis guttata o gotular: Se conoce también como psoriasis en gotas porque se manifiesta en pequeñas gotas rojas por el tronco y las extremidades.
  • Psoriasis inversa: Aparece en los pliegues de la piel (axilas, inglés, bajo las mamas, en las nalgas o los pliegues genitales). Esta forma se manifiesta en forma de zonas enrojecidas propensas a la irritación con el roce o el sudor.
  • Psoriasis eritrodérmica: Además del enrojecimiento de la piel, conlleva inflamación, y suele afectar por todo el cuerpo.
  • Psoriasis pustular: Se manifiesta en grandes zonas del cuerpo enrojecidas, doloras y que producen pústulas.

7.- ¿La artritis psoriásica es un tipo de psoriasis?

La artritis psoriásica es una forma de artritis (inflamación y dolor de las articulaciones) que cursa con psoriasis. De hecho, se calcula que entre el 10% y el 30% de los pacientes con psoriasis suelen desarrollarla. Esta patología afecta principalmente a los dedos de las manos y de los pies, la columna vertebral, las rodillas y las muñecas.

8.- ¿Cómo se trata la psoriasis?

En la actualidad, no existe ningún tratamiento que cure la psoriasis, pero con la terapia adecuada, se pueden paliar los síntomas y mantener controlada la enfermedad. Entre los principales tratamientos farmacológicos están los fármacos tópicos que se administran directamente sobre la piel, y los tratamientos sistémicos. Entre estos últimos se distinguen las terapias más clásicas y las biológicas.

Además de los tratamientos médicos, una buena higiene de la piel orientada a evitar infecciones o brotes de la enfermedad puede mejorar, en gran medida, la calidad de vida de los pacientes.

9.- ¿A quién acudir si sospecho que tengo psoriasis?

Lo primero debes acudir a tu médico de Atención Primaria, explicarle los síntomas y probablemente te derive a un dermatólogo que es el especialista que trata esta enfermedad. También puedes acudir directamente a consultar con un dermatólogo. Recuerda que un diagnóstico temprano es fundamental para controlar la enfermedad y evitar su progresión.

Una vez diagnosticada la psoriasis, puedes acudir a asociaciones de pacientes como: Psoriasis en Red y Acción Psoriasis donde podrás encontrar apoyo y recursos interesantes que te ayudarán a aprender a convivir con la enfermedad y a mantenerla controlada.

10.- ¿Qué relación tiene la psoriasis con el estrés?

El estrés por sí mismo no produce psoriasis, pero tienen relación dado que, al tratarse de una enfermedad cutánea visible, puede generar ansiedad y depresión a las personas que la padecen, desencadenando cuadros de estrés que pueden influir en la evolución de la psoriasis.

En este sentido, compartimos una infografía realizada por El Motivo de Anto, sobre psoriasis y estrés en que lo deja muy claro.

psoriasis y estres_elmotivodeanto

 

Fuentes de información:

Para elaborar este artículo hemos utilizado información de:
· La Asociación Española de Dermatología y Venereología (AEDV)
· El Motivo de Anto
· Acción Psoriasis
· Psoriasis en Red

 

Foto: Freepik

Escrito por el equipo de redactores especializados en el ámbito sanitario y con amplia experiencia en contenidos sobre salud y revisados por responsables de las seis entidades que configuran Apoya Tu Salud: Mylan, la Sociedad Española de Medicina de Atención Primaria, la Sociedad Española de Farmacia Comunitaria, la Sociedad Española de Farmacia Rural, la Federación Española de Diabetes y la Asociación de Cáncer de Páncreas.

Nos interesa tu opinión. ¿Quieres escribir el primer comentario?

avatar
500