El glaucoma: ¿sabías que el 50% de los que lo padecen lo desconoce?

/ Por

Si hablamos de presión arterial quien más y quien menos sabe de qué estamos hablando, cuáles son las consecuencias y cómo se puede reducir. Sin embargo, si decimos glaucoma son pocos los que relacionan esta patología ocular con tener una presión más alta de lo normal en los ojos. Para conocer un poco más esta patología vamos a explicar en qué consiste.

Galucoma-prevencion-tratamiento

Pese al desconocimiento que hay en torno al glaucoma, estamos ante la primera causa de ceguera irreversible en el mundo. Lo sufren alrededor de 80 millones de personas en el mundo y hasta la mitad de quienes lo padecen no son conscientes de ello, por eso es importante estar alerta y acudir de manera temprana al oftalmólogo y realizar revisiones oculares frecuentes.

1.- ¿Qué es el glaucoma?

El glaucoma es una enfermedad ocular crónica que afecta al nervio óptico de manera progresiva. Se trata de la principal causa de ceguera irreversible, principalmente a partir de los 60 años. El glaucoma puede afectar a cualquier edad, aunque aparece con más frecuencia en los adultos mayores.

El principal problema que presenta es que no hay signos o síntomas de advertencia. Se suele ir perdiendo visión periférica (se ve en forma de túnel) de forma lenta y progresiva de manera que, muchas veces, no se detecta hasta que la enfermedad está muy avanzada.

El nervio óptico es el encargado de transmitir al cerebro las imágenes que capta la retina, convertidas en impulsos nerviosos. En el cerebro esos impulsos se decodifican y se pueden ver las imágenes. Con el glaucoma empiezan a morir las células ganglionares de la retina y se va perdiendo funcionalidad y campo visual. Cualquier daño en el nervio óptico está afectando a la estructura fundamental para ver.

2.- ¿Cuáles son las causas del glaucoma?

La causa más importante que puede dar origen al glaucoma es la presión intraocular (PIO) elevada que se produce cuando supera los niveles de 21 o 22 mm Hg, o lo que es lo mismo 21 o 22 milímetros de mercurio, considerados los parámetros límites para la presión normal en los ojos. Tener hipertensión ocular no significa tener glaucoma, ya que no tiene porqué estar dañado el nervio óptico, lo que sí ocurre con la enfermedad.

La PIO aumenta debido a que empieza a fallar el sistema de drenaje del humor acuoso del ojo (el líquido del interior de los ojos), provocado por el normal envejecimiento de la persona o bien a causa de otras patologías. La manera de controlar esa presión es con revisiones oculares periódicas.

Aunque la hipertensión ocular es el principal factor de riesgo de desarrollar glaucoma, existen más causas que se están estudiando, como por ejemplo la diabetes u otros problemas vasculares que provoquen inflamación e isquemia intraocular mantenida. Por eso hay que tener en cuenta que también es posible tener glaucoma sin tener una PIO más alta de los 21 mm Hg. Tampoco se pueden descartar los factores genéticos.

3.- ¿A quién afecta el glaucoma?

El glaucoma es la segunda causa de ceguera y la primera de la pérdida de visión irreversible. Afecta tanto a hombres como a mujeres, un riesgo que va aumentando con la edad al tener una relación directa con el envejecimiento progresivo. Los especialistas recomiendan realizar revisiones oculares bianuales a partir de los 40 años, aproximadamente.

Según los datos de la Sociedad Oftalmológica de Madrid, la prevalencia de esta enfermedad alcanza los 80 millones de personas, con 11 millones de ciegos por esta causa. Lo más destacable es que alertan que, en dos décadas, la cifra de afectados por el glaucoma se elevará a 112 millones de personas, por lo que destacan la importancia de desarrollar estrategias de prevención y detección precoz.

Otro dato destacable es que el 50% de las personas que lo padecen desconocen que lo sufren, un motivo más para dar prioridad a las revisiones periódicas de la salud ocular. Afecta en mayor medida a las personas de raza negra y asiática.

4.- Signos y síntomas del glaucoma

El principal problema que conlleva el glaucoma es que no suele mostrar signos o síntomas muy apreciables. Las personas que lo van desarrollando no son conscientes de ellos, muchas veces, hasta que la enfermedad está en fases avanzadas y con difícil pronóstico de mejoría.

Cuando se empieza a dañar el nervio óptico es fácil tener una pérdida de visión lateral. Sin embargo, la persona afectada no suele advertirlo ya que nuestro cerebro tiene la capacidad de rellenar esos espacios vacíos combinando lo recibido por los dos ojos y completando la imagen en nuestra mente.

A medida que la enfermedad va avanzando se agravan los problemas de visión hasta terminar en una visión en forma de túnel. En ocasiones también se produce una pérdida de visión central. En casos agudos puede producir ojo rojo, visión borrosa y dolor intenso. El problema es que su diagnóstico mediante síntomas es complicado, ya que no se suele detectar hasta que está avanzado, de ahí la importancia de las revisiones oculares periódicas.

5.- Tipos de glaucoma

El glaucoma constituye el conjunto de diferentes afecciones del nervio ocular. En ese sentido, hay diferentes tipos de glaucoma en función de su origen:

  • Glaucoma de ángulo abierto o primario: Es el tipo de glaucoma más común. Se caracteriza porque se drena menos humor acuoso del que debería a causa de un fallo en la malla trabecular provocando hipertensión en el ojo. El componente genético es muy importante en el desarrollo de este tipo.
  • Glaucoma de ángulo cerrado: Tiene que ver con la obstrucción o cierre del ángulo iridocorneal (entre el iris y la córnea), lo que impide la salida del humor acuoso de forma intermitente o crónica incrementando la presión intraocular.
  • Glaucoma normotenso o de tensión normal: Este tipo de glaucoma aparece en persona con la presión del ojo normal, no obstante, tienen dañadas las fibras del nervio óptico. Se desconocen las causas que lo producen, aunque podría tener relación con problemas vasculares.
  • Glaucoma congénito: Suele aparecer en los primeros meses de vida. Se produce por un defecto en el ángulo que forman la córnea y el iris. Y es considerado como enfermedad rara ya que solo afecta a una de cada 10.000 personas. En 6 de cada 10 casos afecta a los dos ojos.

6.- ¿Cómo se trata el glaucoma?

Si tenemos en cuenta que el principal factor de riesgo del glaucoma es la hipertensión ocular, el tratamiento de esta patología está enfocado a la mejora de esa presión en el ojo mediante un buen drenaje del humor acuoso. Por tanto, en función del estado en el que se encuentre el paciente, la enfermedad y el grado de tensión que haya en los ojos, los especialistas valorarán uno u otro tratamiento de forma individualizada.

En la actualidad, el principal tratamiento para el glaucoma en estadios iniciales es el uso de colirios o gotas diseñados para bajar la presión intraocular que suelen requerir un uso de una o dos veces al día.

Es esencial seguir bien el tratamiento prescrito y mantener una buena adherencia terapéutica para la mejora de la patología. Cuando no se consigue mejorar el diagnóstico, los oftalmólogos pueden valorar recurrir al tratamiento con láser o a la cirugía.

7.- ¿El glaucoma se puede operar?

Hay casos en los que los colirios hipotensores no resultan eficaces y esta enfermedad puede ser manejado mediante el uso de la cirugía.

Por un lado se puede utilizar el láser. Suelen ser procedimientos ambulatorios y se utilizan las siguientes técnicas:

  • la ciclofotocoagulación transescleral (se aplica sobre el cuerpo ciliar para disminuir la secreción de humor acuoso),
  • la trabeculopastia (para tratar el trabeculum, son útiles especialmente en pacientes que no pueden usar los colirios),
  • y la iridotomía (que modifica la arquitectura del iris).

Por otro lado, existen otros procedimientos quirúrgicos del glaucoma para ciertos casos más graves o de difícil manejo. Hay diferentes técnicas, pero todas ellas están orientadas a eliminar el humor acuoso o disminuir su producción con el fin de reestablecer la normotensión ocular.

 

 

Fuentes de información y referencias:

Este artículo se ha elaborado con información de:
· Sociedad Española de Oftalmología (SEO).
· Sociedad Oftalmológica de Madrid: ‘Mesa redonda: Actualización en el glaucoma’. Boletín de la Soc. Oftalmo. de Madrid – N.º 58 (2018).
· Instituto de Microcirugía Ocular (IMO). Grupo Miranza.
· Glaucoma Research Foundation (GRF).
Foto: tawatchai07 – www.freepik.es

Escrito por el equipo de redactores especializados en el ámbito sanitario y con amplia experiencia en contenidos sobre salud y revisados por responsables de las seis entidades que configuran Apoya Tu Salud: Mylan, la Sociedad Española de Medicina de Atención Primaria, la Sociedad Española de Farmacia Comunitaria, la Sociedad Española de Farmacia Rural, la Federación Española de Diabetes y la Asociación de Cáncer de Páncreas. Consulta la Política editorial de Apoya tu Salud.

Nos interesa tu opinión. ¿Quieres escribir el primer comentario?

avatar
500