Tribuna

Farmacia asistencial, Sanidad sostenible

/ Por

El sector farmacéutico en España atraviesa una época caracterizada por cambios significativos que hacen más necesario que nunca un análisis sobre el papel que debe jugar la farmacia comunitaria en el conjunto del sistema sanitario. A su vez, el propio sistema está inmerso en un profundo debate sobre su sostenibilidad y su transición desde un modelo centrado en la atención a los pacientes agudos hacia otro centrado en los pacientes con enfermedades crónicas.

No en vano el 90 por ciento de la población española mayor de 65 años tiene alguna dolencia crónica y estas dolencias suponen el 80 por ciento de las consultas de atención primaria, el 60 por ciento de las hospitalizaciones y más del 70 del gasto sanitario. Y todo ello con el agravante de que en los próximos años este escenario irá a más, pues se prevé que en 2050 cerca del 40 por ciento de la población española tendrá más de 65 años.

Jesús Gómez
Jesús Gómez
Presidente de SEFAC

En este terreno de juego se nos presentan una serie de retos ya presentes pero que crecerán en el futuro relacionados con la polimedicación, la falta de adherencia terapéutica (que tiene un coste estimado de 11.000 millones de euros anuales en España), el uso adecuado de los medicamentos, la atención domiciliaria, y la necesidad de hacer un uso eficiente de los recursos. Los farmacéuticos comunitarios podemos contribuir decisivamente a la superación de estos retos en beneficio de la sostenibilidad del sistema y de la salud de los pacientes. Pero para realizar esta tarea con éxito es necesario reforzar e impulsar a los ojos del resto de agentes de salud, de las administraciones y de la población general nuestra apuesta firme y decidida por la farmacia asistencial.

La farmacia asistencial, vinculada a nuestros conocimientos como expertos en medicamentos (indicación farmacéutica, seguimiento farmacoterapéutico…) y a la provisión de servicios profesionales relacionados con la salud pública (cesación tabáquica, cribados, medición y control de la HTA, etc.), debe ser el eje indiscutible que facilite la integración del farmacéutico comunitario en equipos multidisciplinares de salud capaces de resolver de forma coordinada los retos antes mencionados y las nuevas necesidades de los pacientes. Esta integración no solo será buena para el reconocimiento de nuestra figura como agentes sanitarios sino para la propia viabilidad del Sistema Nacional de Salud tal y como lo hemos conocido hasta ahora.

Si queremos un modelo sanitario eficiente con capacidad para resolver los problemas sanitarios del presente y, sobre todo, del futuro, es imprescindible que las administraciones sanitarias confíen en la red de farmacias y consideren a sus profesionales como un miembro más de esos equipos interdisciplinares que deben garantizar un abordaje integral terapéutico y de la salud, especialmente en el ámbito de la cronicidad. En países de nuestro entorno y con un modelo farmacéutico menos desarrollado ya se están dando pasos en esta dirección y en España no se debería obviar que la farmacia comunitaria, por sus características de cercanía, accesibilidad y disponibilidad 24 horas al día, es la principal puerta de entrada al sistema sanitario de gran parte de los ciudadanos y supone una auténtica atención primaria en contacto permanente con los pacientes.

El conocimiento como agente de salud y lalabor de los farmacéuticos comunitarios permite a los pacientes acceder a sus tratamientos de forma rápida, puede evitar desplazamientos innecesarios y favorece una mayor comodidad y calidad de vida para las personas que conviven con enfermedades crónicas. Todo esto puede traducirse no solo en resultados en salud sino también en ahorros para el sistema que lo pueden hacer mucho más sostenible.

En definitiva, los farmacéuticos comunitarios debemos ser conscientes de que nuestro presente y futuro pasa por desarrollar os cada vez más en nuestra labor sanitaria y demostrar que aportamos soluciones para el sistema sanitario, y las administraciones sanitarias deben aprovechar nuestros conocimientos y potenciar nuestra labor si realmente quieren una sanidad sostenible, eficaz y eficiente.

Ya hay 1 comentario. Ahora nos interesa tu opinión.

avatar
500
Mª Carmen Barajas
Mª Carmen Barajas

Todo esto lo tenia muy claro desde el momento que puse mis pies en la Facultad, desde el primer día. El colectivo en mi opinión no ha sido nunca capaz de poner en valor el enorme potencial que es capaz de llevar a cabo al servicio del Sistema. Los crónicos son el eje, sentar a un paciente en tu despacho, estudiar su medicación, ver si es cumplidor, detectar PRM……, hacerle entender la importancia de la adherencia al tratamiento…., en definitiva hacer un seguimiento de cada paciente que pase a tu farmacia. Es hora de trabajar, puede que esto no suene muy bien, pero es lo que siempre he pensado, cuando no habia tantos recortes, lo ponía en práctica cuando era… Leer más »