Farmacias, Pacientes /

El farmacéutico en la atención del paciente oncológico

Por

El cáncer sigue siendo una de las enfermedades más mortales en nuestro país, según datos de Eurostat, sin embargo la esperanza de vida de las personas que padecen esta patología se ha visto incrementada gracias a los avances médicos. Esta circunstancia hace que los pacientes que la padecen requieren unos cuidados y una atención sanitaria que, en muchas ocasiones, se les puede ofrecer desde la oficina de farmacia.

Atención farmacéutica al paciente oncológico

En este sentido, varios colegios profesionales de farmacéuticos y el Consejo General están promoviendo formaciones especificas orientadas al correcto manejo de los pacientes oncológicos. Y es que el farmacéutico comunitario es el profesional de salud más cercano y al que el paciente acude muchas veces en busca de orientación por problemas de medicación o de salud.

Los pacientes con cáncer tienen miedo a la enfermedad, a cómo comunicársela a otras personas o el cambio en su aspecto físico a causa de la agresividad de los tratamientos. Motivo por el que parte de la formación de los profesionales de la farmacia se centra en la atención psicológica con la que se debe tratar a estas personas.

Consejo nutricional

Por otro lado, uno de los problemas de salud que afecta a las personas con cáncer es la desnutrición ya que algunos tumores provocan una gran pérdida de peso en un elevado número de pacientes. Evitar esos problemas de alimentación y prevenir la desnutrición es imprescindible para obtener una buena respuesta terapéutica y evitar complicaciones.

Para ello, el farmacéutico comunitario es el profesional indicado para intervenir porque está preparado para ofrecer su consejo y seguimiento nutricional. En este contexto, la Sociedad Española de Farmacia Familiar y Comunitaria (SEFAC), con el aval de la Sociedad Española de Oncología Médica y la Asociación Española (SEOM) contra el Cáncer (AECC), acaban de presentar la ‘Guía de actuación nutricional en pacientes oncológicos en la farmacia comunitaria’.

Portada guía de actuación nutricional - SEFACSe trata de un manual confeccionado gracias a la colaboración de farmacéuticos, oncólogos, nutricionistas, dietistas y endocrinos. Y su objetivo es facilitar el abordaje coordinado de las personas con cáncer que presentan problemas nutricionales. El farmacéutico comunitario, en colaboración con el oncólogo y el resto del equipo de salud, puede desempeñar un papel muy activo para detectar el riesgo de desnutrición en estos pacientes.

Elección de cremas y cosméticos

Otro servicio que la oficina de farmacia presta al paciente oncológico es el relacionado con la limpieza y cuidado de su piel. No hay que olvidar que la agresividad de las terapias oncológicas puede conllevar problemas dermatológicos severos.

La Dermofarmacia, en este caso, es la solución más adecuada para estos pacientes, ya que el farmacéutico está capacitado y cuenta con las herramientas para ofrecer un servicio dermatológico saludable. Su consejo de salud es fundamental en cuestiones como la necesidad de hidratación de la piel o el uso de fotoprotectores incluso en invierno.

Más aún en la elección de determinados productos de uso diario como geles, cremas, champús, cosméticos o, incluso, esponjas. No hay que olvidar que los farmacéuticos, por su formación, son los profesionales más preparados para asesorar sobre estos productos de manera diferenciada. Ellos conocen los activos cosméticos y las formas galénicas que componen los productos, pueden establecer si existe interacción o no con algún medicamento, y pueden aportar soluciones adaptadas a las necesidades de la piel de cada persona.

Educación y prevención

Esta atención farmacéutica es mucho más específica en las personas que ya han sido diagnosticadas con cáncer de piel. Además, en la farmacia ofrece el seguimiento farmacoterapéutico individual, un servicio que ha demostrado mejorar el cumplimiento terapéutico por parte del paciente y, por tanto, su salud y su calidad de vida.

Más allá de la asistencia oncológicos, los farmacéuticos tienen una enorme responsabilidad en la prevención de esta patología entre sus pacientes. Por ello, estos profesionales también se forman en medidas preventivas para poner en marcha entre la población de riesgo.

Nos interesa tu opinión. ¿Quieres escribir el primer comentario?

avatar
500