¿Enfermedad de Chron o Síndrome de Intestino Irritable?

/ Por

¿Enfermedad de Chron o Síndrome de Intestino Irritable? Suenan parecidas, pero son diferentes. Muchas veces salimos de la consulta del médico sabiendo que nos han hablado de una enfermedad del aparato digestivo, pero es demasiada información para procesar en una primera visita al médico y podemos llegar a confundir una con otra. Y es que ambas enfermedades pueden parecer similares y tener síntomas parecidos, aunque son distintas y se deben de abordar de forma diferente.

Cómo distinguir enfermedad de Chron y Síndrome de Intestino Irritable
Aunque presentan síntomas parecidos, enfermedad de Chron y Síndrome de Intestino Irritable se abordan con tratamientos diferentes

Qué son

La enfermedad de Chron es una de las denominadas Enfermedades Inflamatorias Intestinales (EII) de ahí que el nombre pueda llevar a equívoco con el Síndrome de Intestino Irritable (SII). La enfermedad de Chron es una patología que afecta a la inflamación del aparato digestivo, especialmente a las paredes del intestino, aunque puede darse en cualquier parte del tracto digestivo, desde la boca hasta el ano. Hablamos de una dolencia que afecta a unas 300.000 personas en nuestro país, según datos oficiales recientes.

El Síndrome de Intestino irritable (SII) es un trastorno en el funcionamiento del aparato digestivo que provoca molestias y otros problemas gastrointestinales asociados como el estreñimiento o la diarrea. Pese a tener un nombre poco frecuente, supone el problema gastrointestinal más diagnosticado afectando a entre el 10% y el 20% de la población y siendo la segunda causa de absentismo laboral. Pese a tratarse de un problema de salud frecuente, se calcula que solo el 15% de los afectados acude al médico por esta causa.

Cuáles son sus síntomas

Los síntomas de la enfermedad de Chron van a variar en función de la parte del aparato digestivo en la que se encuentre la inflamación y algunos son inespecíficos, siendo frecuentes los dolores abdominales y las diarreas, sobre todo al inicio de la enfermedad. No obstante, se trata de una patología cíclica con brotes y otras manifestaciones como la estenosis o las úlceras intestinales. Incluso, pueden aparecer otros síntomas asociados que afecten a otros órganos como las articulaciones, los ojos, la piel y problemas anales, entre otros.

En cuanto a los principales síntomas clínicos del Síndrome de Intestino Irritable nos encontramos la hinchazón, dolores o molestias abdominales y alteraciones en los hábitos de deposición, llegando a producir bien diarrea o estreñimiento, o ambos a la vez. Algunos síntomas son comunes, en ambas enfermedades, por lo que, inicialmente, el médico deberá hacer un diagnóstico diferencial.

Cómo se diagnostica

Cuando se sospecha de la existencia de la enfermedad de Chron, lo habitual para confirmar el diagnóstico es hacerlo mediante una analítica para evaluar si hay parámetros de inflamación y/o anemia. Otras pruebas que habitualmente se solicitan para llegar a ese diagnóstico son: resonancia magnética intestinal, colonoscopia, ecoendoscopia u otras pruebas más específicas.

En el caso del Síndrome de Intestino Irritable, el diagnóstico se establece a partir de criterios clínicos ya que las pruebas endoscópicas y analíticas suelen ser normales en estos pacientes. Entre esos criterios destacan: que el dolor abdominal mejore con las deposiciones, y que el inicio del dolor coincida con los cambios de frecuencia o la consistencia de esas deposiciones. La urgencia para ir al baño, la sensación de vaciado incompleto o la alteración en el ritmo intestinal también pueden indicar la existencia de SII.

Qué tratamientos hay

Para tratar la enfermedad de Chron se dispone de medicamentos y procedimiento que la controlan, palían los síntomas y mejoran la calidad de vida, pero, en la actualidad, no existe ningún tratamiento que la cure. Entre los principales tratamientos que se emplean en la enfermedad de Chron están los antibióticos, los fármacos inmunomoduladores o inmunosupresores, terapias biológicas, granulocitoaferesis y procedimientos quirúrgicos.

Ante un Síndrome de Intestino Irritable, tampoco existe un tratamiento curativo, y el paliativo se centra en dos vías fundamentales: con cambios en los hábitos de vida y con tratamiento farmacológico. En lo que se refiere al cambio de rutinas es fundamental seguir unos hábitos higiénico digestivos de forma rigurosa, evitando sustancias como el alcohol o el tabaco, así como situaciones que generen estrés y ansiedad. En cuanto a los medicamentos indicados destacan los laxantes, antidiarreicos, espasmolíticos, agonistas de los receptores de serotonina 5HT4, antidepresivos o probióticos.

 

Fuentes de información:

Para elaborar este artículo hemos utilizado información de la Fundación Española de Aparato Digestivo (FEAD).

 

Foto: Freepik

Escrito por el equipo de redactores especializados en el ámbito sanitario y con amplia experiencia en contenidos sobre salud y revisados por responsables de las seis entidades que configuran Apoya Tu Salud: Mylan, la Sociedad Española de Medicina de Atención Primaria, la Sociedad Española de Farmacia Comunitaria, la Sociedad Española de Farmacia Rural, la Federación Española de Diabetes y la Asociación de Cáncer de Páncreas.

Nos interesa tu opinión. ¿Quieres escribir el primer comentario?

avatar
500