La dislipemia aterogénica, una enfermedad infradiagnosticada en España

/ Por

A estas alturas, prácticamente todo el mundo está familiarizado con lo que es el colesterol y lo que representa en términos de salud. Sin embargo, la dislipemia aterogénica sigue siendo una enfermedad bastante desconocida, pese a que se estima que su prevalencia en España es del 6 por ciento de la población laboral [1], es decir unas 1.400.000 personas. Hablamos de una alteración del metabolismo lipídico no exenta de peligro ya que está asociada a un alto riesgo de padecer problemas cardiovasculares.

dislipemia aterogénica

Entrando más en detalle, la dislipemia aterogénica se caracteriza por una disminución del tamaño de las lipoproteínas LDL (el llamado colesterol ‘malo’), una reducción del colesterol HDL (‘el bueno’) y un nivel elevado de los triglicéridos. Pero para entender realmente lo que supone es preciso señalar que la misión que tienen las lipoproteínas en nuestro organismo es transportar los lípidos a través de la sangre. Cuando estas macromoléculas, formadas por proteínas y lípidos, pierden funcionalidad, el paciente tiene un mayor riesgo de sufrir aterosclerosis. De ahí su nombre.

Precisamente, este tipo de dislipemia es especialmente frecuente en pacientes que padecen obesidad, síndrome metabólico y diabetes mellitus tipo 2, por tanto en un elevado porcentaje de población. De hecho, en el caso de las personas con diabetes tipo 2, unos 5,3 millones de españoles, una de las principales características de su condición es que un alto porcentaje padecen dislipemia aterogénica.

Por tanto y pese a que no se conocen las cifras exactas de la prevalencia de la DA en España, en lo que sí están de acuerdo los expertos es en que estamos ante una enfermedad infradiagnosticada, infratratada e infracontrolada. Un problema que es especialmente importante en la población con un riesgo cardiovascular elevado o con antecedentes de enfermedad cardiovascular[2].

Ante este panorama y teniendo en cuenta que hablamos de un problema de salud pública, se hace necesario descartar o confirmar una dislipemia aterogénica en todos los pacientes con un alto riesgo cardiovascular no solo en los que tienen alteraciones lipídicas muy llamativas, tal como se especifica en las guías clínicas existentes[3].

En este sentido, recientemente se ha celebrado la cuarta edición del Día de la Dislipemia, organizada por la Sociedad Española de Aterosclerosis (SEA), donde se han reunido expertos en la materia para consensuar la práctica clínica de esta enfermedad en nuestro país. En el encuentro, se ha presentado por primera vez en España, el Consenso Europeo sobre Dislipemia Aterogénica: una revisión de la evidencia en la reducción del riesgo macrovascular en pacientes con DA, publicado en la prestigiosa revista científica Atherosclerosis.

[1] MA. Sánchez Chaparro, P. González Santos, P. Valdivieso Felices, et al. Prevalencia de Dislipidemia Aterogénica en Población Laboral Española. Grupo de Estudio “ICARIA”. 18ª Reunión Nacional de la Sociedad Española de Hipertensión, Liga Española para la Lucha contra la Hipertensión Arterial. Valencia, 6 al 8 de Marzo, 2013.
[2] J. Millán Núñez-Cortes. Inercia en el manejo de la dislipemia. Clin Invest Arterioscl Hot topics.2013;6(1):15-21.
[3] Missault L, Witters N, Imschoot. J.High cardiovascular risk and poor adherence to guidelines in 11,609 patients of middle age and older in primary care centres. Eur J Cardiovas Prev Rehabil. 2010;17:593-8.

Escrito por el equipo de redactores especializados en el ámbito sanitario y con amplia experiencia en contenidos sobre salud y revisados por responsables de las seis entidades que configuran Apoya Tu Salud: Mylan, la Sociedad Española de Medicina de Atención Primaria, la Sociedad Española de Farmacia Comunitaria, la Sociedad Española de Farmacia Rural, la Federación Española de Diabetes y la Asociación de Cáncer de Páncreas.

Nos interesa tu opinión. ¿Quieres escribir el primer comentario?

avatar
500