Tribuna

Un Día Mundial de la Diabetes que mira a las complicaciones

/ Por

Cada 14 de noviembre celebramos el Día Mundial de la Diabetes (DMD) y tengo la sensación de que es el único momento en el que se presta algo de atención a esta patología. Llevo 15 años vinculado al asociacionismo en este campo y 3 al frente de la Federación Española de Diabetes (FEDE), y todo este recorrido y experiencia me hacen creer que, en España, no existe una verdadera conciencia social sobre del problema de salud que supone la diabetes.

Andoni Lorenzo
Andoni Lorenzo
Pdte. de la Federación Española de Diabetes (FEDE)

Las cifras hablan por sí solas; 25.000 muertes al año, en nuestro país, derivadas de complicaciones vinculadas a esta dolencia. ¿A qué complicaciones me refiero? A ceguera, enfermedad cardiovascular, fallo renal y amputaciones de extremidades inferiores; problemas de salud que pueden retrasarse e incluso evitarse con prevención y educación.

Cada año, en torno al DMD, la Federación Internacional de Diabetes (IDF, según sus siglas en inglés) actualiza los datos de personas que padecen esta patología en el mundo y son escalofriantes, ya que no paran de aumentar. En 2015, más de 400 millones de personas vivían con diabetes en el mundo y, de estos, más de un tercio desarrollarán en algún momento de su vida problemas de visión asociados a la diabetes que pueden desembocar en discapacidad visual, incluso en ceguera.

Quiero prestar especial atención a esta complicación tan habitual de la patología, y tan desconocida, porque este año el DMD se centra en ella bajo el eslogan “Ojo con la diabetes”. Según las cifras que tenemos, más de 93 millones de personas con diabetes tienen actualmente retinopatía diabética, la complicación más habitual de la vista y que puede conllevar graves problemas de visión. La detección temprana y el tratamiento adecuado pueden prevenir la pérdida de visión y reducir el impacto de la diabetes en los pacientes y en la sociedad. En primer lugar, se trata de pensar en la calidad de vida de la persona, pero también en lo importante que resulta para el Sistema Nacional de Salud (SNS) y el ahorro que supondría evitar que una persona pierda totalmente la vista.

La detección temprana y el tratamiento adecuado pueden prevenir la pérdida de visión y reducir el impacto de la diabetes en los pacientes y en la sociedad

Abordar la prevención de esta y de otras complicaciones de la diabetes se complica en España, porque vivimos con 17 sistemas sanitarios diferentes, tantos como Comunidades Autónomas hay, y esto inevitablemente nos lleva a desigualdades en el tratamiento de los pacientes dependiendo de donde residan, una realidad que debido a la crisis económica se ha visto incrementada en algunas zonas. Desgraciadamente, y a pesar de contar con un excelente plan estratégico de la diabetes, no se trabaja de una forma decidida sobre él y no se persiguen objetivos concretos para ir, cada año, mejorando los indicadores de salud de los pacientes con diabetes.

Necesitamos más concienciación y sobre todo cambiar la mentalidad de los españoles, puesto que, en la actualidad, uno de cada cuatro niños tiene sobrepeso y si no ponemos remedio a tiempo, ellos serán los futuros diabéticos tipo 2. A pesar de estas realidades, quiero terminar con un mensaje positivo en forma de agradecimiento a los grandes profesionales de la sanidad, médicos y enfermeras con los que contamos en España, que trabajan por encima de sus posibilidades y que hacen que la calidad de vida de todos nosotros sea mejor, a pesar de las dificultades.

Nos interesa tu opinión. ¿Quieres escribir el primer comentario?

avatar
500