Farmacias, Pacientes /

Tribuna

Día Mundial del Farmacéutico: Un profesional al servicio de la población

Por

Hoy, 25 de septiembre, se celebra el Día Mundial del Farmacéutico. Se trata de una iniciativa promovida desde hace años por la Federación Internacional Farmacéutica (FIP), organización que agrupa a más de 139 entidades y más de cuatro millones de profesionales.

Dia-Mundial-Farmaceutico-2017
Jesús C. Gómez
Jesús C. Gómez
Presidente de la Sociedad Española de Farmacia Familiar y Comunitaria SEFAC

Su objetivo es reivindicar el valor sanitario, científico y profesional de este colectivo. El lema de esta edición –De la investigación a la asistencia sanitaria: el farmacéutico a su servicio– sirve para recordar que pocas profesiones tienen una preparación tan completa en el ámbito de la salud como la de los farmacéuticos. De hecho, los farmacéuticos somos parte de la columna vertebral de la atención sanitaria en muchos entornos diferentes.

Nuestra profesión está presente en áreas que van desde la investigación y la fabricación de nuevos medicamentos (a través de la industria farmacéutica o de la investigación bioquímica) hasta la salud pública (educación sanitaria, participación en cribados de detección precoz de enfermedades, etc.), pasando por los análisis clínicos, el medio ambiente (gestión de aguas, botánica…), los medicamentos veterinarios y, por supuesto, la farmacia comunitaria. Es este último ámbito, quizá el más conocido, donde se garantiza una prestación farmacéutica de calidad, eficaz y equitativa a través de la dispensación de medicamentos, la indicación farmacéutica y el seguimiento farmacoterapéutico.

De hecho, la farmacia comunitaria en España es el ejemplo más vivo de la vocación de servicio de esta profesión. El modelo farmacéutico español (con 22.000 farmacias y 49.000 farmacéuticos) no solo garantiza la prestación farmacéutica en todo el territorio, sino que incluso representa el único papel sanitario en muchas localidades rurales, donde no hay centro médico, pero sí farmacia.

Sin duda, esta cercanía a los pacientes y a su entorno es un eje fundamental de la farmacia comunitaria en España, pero también lo es su conocimiento, pues en una época en la que aumenta el envejecimiento, las enfermedades crónicas y la polimedicación, la figura del farmacéutico comunitario es decisiva para atajar problemas como la falta de adherencia terapéutica o los problemas derivados de un mal uso de los medicamentos, que no solo pueden tener un impacto negativo en la salud, sino también en la sostenibilidad del sistema sanitario.

La farmacia comunitaria en España es el ejemplo más vivo de la vocación de servicio de esta profesión. El modelo farmacéutico español no solo garantiza la prestación farmacéutica en todo el territorio, sino que incluso representa el único papel sanitario en muchas localidades rurales.

Además, la vocación de servicio de los farmacéuticos comunitarios se ha visto refrendada en estos años de crisis económica donde, a pesar de soportar numerosas restricciones que han puesto en dificultades la viabilidad de muchas farmacias, se ha seguido dando un buen servicio en beneficio de los pacientes. Sin embargo, esa vocación debe y puede ser aún mayor para que el potencial que atesoramos los farmacéuticos sea verdaderamente utilizado en todas sus posibilidades.

Para ello desde SEFAC estamos trabajando intensamente en la promoción y difusión de nuevos servicios profesionales que vayan mucho más allá de la tradicional dispensación de medicamentos (revisión del uso de los medicamentos, conciliación de la medicación, cesación tabáquica, participación en cribados de cáncer de colon o VIH, sistemas personalizados de reacondicionamiento, etc.) y que contribuyan no solo a garantizar la provisión de un tratamiento de calidad de forma rápida y segura, sino también de forma eficiente.

El Día Mundial debe servir, por tanto, no solo como justa reivindicación para que la sociedad en su conjunto y las Administraciones sanitarias reconozcan y sean conscientes de la labor científica, profesional y asistencial de los farmacéuticos y, en particular, de los comunitarios. También debe servir como estímulo para seguir mejorando nuestra labor y dar continuidad a esa vocación de servicio y de compromiso con la salud de los pacientes y de la población.

 

Día Mundial del Farmacéutico 2017

Nos interesa tu opinión. ¿Quieres escribir el primer comentario?

avatar
500
wpDiscuz