Farmacias, Médicos, Pacientes /

Post colaborativo de Sefar, Semergen y Fede

La depresión afecta a unos 2.410.000 españoles

Por

La depresión es uno de los trastornos mentales más frecuentes y la principal causa mundial de discapacidad. Se trata de una enfermedad que afecta a más de 300 millones de personas en todo el mundo, según datos recientes publicados por la Organización Mundial de la Salud (OMS). En nuestro país, la cifra de afectados por depresión en 2015 ascendía a 2.408.700, lo que representa el 5,2 por ciento de la población.

Depresion-en-España

La depresión se caracteriza por la presencia de tristeza, pérdida de interés o placer, sentimientos de culpa o falta de autoestima, trastornos del sueño o del apetito, sensación de cansancio y falta de concentración. Esta enfermedad puede llegar a hacerse crónica o recurrente y, en su forma más grave, puede conducir al suicidio.

La buena noticia es que la depresión se puede tratar sin necesidad de medicamentos, si es leve. En el caso de que sean moderadas o graves se pueden abordar con tratamientos farmacológicos y psicoterapia profesional. Sin embargo, varios estudios evidencian que el 50 por ciento de los trastornos depresivos no reciben tratamiento.

Con motivo del Día Mundial de la Salud de 2017, que en esta ocasión se centra en esta enfermedad, la OMS ha puesto en marcha la campaña “Hablemos de Depresión” para ayudar a concienciar a la población. Desde Apoya Tu Salud ofrecemos la visión y consejos de médicos, farmacéuticos y pacientes sobre la depresión.

Cómo se percibe desde SEFAR

La depresión, a pesar de ser una enfermedad bastante frecuente, suele llevar aparejada un estigma de carácter social para el que la padece, por ello, en primer lugar, el paciente puede tener dificultades para identificar los síntomas, y a la vez, sentirse retraído a la hora de buscar ayuda, lo cual conduce a un círculo vicioso que no haría más que empeorar la enfermedad.

El farmacéutico, como profesional sanitario cercano y accesible, puede identificar estas situaciones, así como sus evoluciones hacia situaciones extremas, ayudando al paciente a encontrar respuestas a sus dudas, llegando a identificar la enfermedad y derivando al profesional médico adecuado para su correcto tratamiento.

Punto de vista de SEMERGEN

El diagnóstico precoz de la depresión facilita la intervención sobre el paciente y su enfermedad, mejorando la respuesta al tratamiento. El médico de Atención Primaria se encuentra en una posición privilegiada para detectar la enfermedad y realizar un diagnóstico adecuado ya que podemos darnos cuenta de pequeños cambios en el comportamiento, en el carácter y en los hábitos de vida del paciente.

Por otro lado, la probabilidad de aparición de la depresión aumenta a medida que lo hacen las enfermedades crónicas, lo que hace que tengamos que estar aún más atentos en la búsqueda de la misma en pacientes con diversas enfermedades a la vez. Por todo ello, en nuestras consultas debemos ofrecer empatía y escucha activa, brindando una comunicación fluida al paciente con el fin de que nos consideren aliados en el manejo su enfermedad y la gestión de los síntomas.

Depresión

Lo que dicen desde FEDE

Las personas con diabetes tienen, como mínimo, hasta dos veces más probabilidades de padecer depresión en comparación con quienes no la tienen, según un informe publicado en Diabetes Care. No obstante, y aunque no están definidas claramente las causas de esta vinculación, sí están identificados dos factores determinantes:

  • El estrés del control diario de la patología.
  • Y el aislamiento que se puede sentir a causa del esfuerzo que requiere la diabetes.

Desde la Federación Española de Diabetes (FEDE) recomendamos que ante cualquier síntoma se hable con el médico, quien, tras una evaluación al respecto, será el que determine el tratamiento, siendo incluso necesario la derivación a un especialista para tratar adecuadamente la depresión.

Es importante destacar también que el debut en diabetes es un momento crítico a nivel emocional, puesto que se junta el diagnóstico, el desconocimiento de la dolencia y el estrés que esto conlleva.

En este sentido, es bueno que, tanto pacientes como familiares, cuenten con apoyo psicológico en estos primeros pasos para asumir la patología y aprender a gestionarla adecuadamente. En esta fase, además, el intercambio de experiencias con otros pacientes ya diagnosticados, a través de las asociaciones de pacientes, ha demostrado ser muy beneficioso para asimilar la patología.

Nos interesa tu opinión. ¿Quieres escribir el primer comentario?

avatar
500