Pacientes /

Tres consejos para una alimentación adecuada

Por

La nutrición es un aspecto fundamental para mantener la salud de cualquier persona. Cada 16 de octubre celebramos el Día Mundial de la Alimentación, proclamado por la Organización de las Naciones Unidas (ONU) para recordarnos la importancia de cuidar nuestra dieta en cualquier etapa de nuestra vida. Una alimentación adecuada significa llevar un régimen balanceado de modo que el cuerpo pueda obtener los nutrientes necesarios para mantener una buena salud.

Dieta equilibrada: consejos para una alimentación adecuada

Compartimos tres recomendaciones para tener una alimentación adecuada y equilibrada:

1.- Elige y varía mucho.

Todos los días, nuestro cuerpo se renueva a sí mismo, formando nuevo músculo, hueso, piel y sangre. Los alimentos que ingerimos nos proporcionan los nutrientes necesarios para esos tejidos. Si no tomamos los suficientes nutrientes (proteínas, carbohidratos, grasas, vitaminas y minerales), nuestro organismo será más vulnerable a las infecciones.

Necesitamos una media de 40 nutrientes diferentes al día y ningún alimento por sí solo nos los puede proporcionar. Por tanto, es esencial confeccionar un menú diario eligiendo siempre una amplia variedad de alimentos y procurando que éstos sean de buena calidad: frescos, evitar los procesados, conociendo su origen… Para ayudarte en esta tarea puedes consultar la Base de Datos Española de Composición de Alimentos.

Como dato adicional recordar que se deben comer, al menos, cinco piezas de frutas al día –ricas en nutrientes protectores–, y beber muchos líquidos (al menos 1,5 litros), principalmente agua –incrementando la cantidad en épocas de calor y si hacemos deporte–.

2.- Hervir mejor que freír.

Otro aspecto relevante es la manera en la que cocinamos esos alimentos. Para una alimentación adecuada, se aconsejan una serie de procesos en la cocina como hervir, asar, cocinar al horno o al vapor, tratando de reducir los alimentos fritos y rebozados. ¡Ojo! No se trata de eliminarlos de la dieta, sino de no comerlos con frecuencia. En general, es importante no eliminar ningún alimento de la dieta, los extremos en nutrición pueden ser perjudiciales, según advierte el Consejo Europeo de Información Alimentaria.

Se trata de comer de manera equilibrada, por lo que si la comida ha sido rica en grasas, la cena debe ser más ligera y con poca grasa, o si un día hemos ingerido carne, procurar incluir pescado en la siguiente dieta. No hay que olvidar incluir en la misma hidratos de carbono (presentes en la pasta, el pan, el arroz, las patatas y otros cereales), ya que más de la mitad de las calorías de la dieta diaria deben provenir de estos nutrientes.

3.- Menos pero más veces.

Mucho se ha hablado de repartir la alimentación diaria en cinco comidas, una norma que no siempre se sigue. Lo cierto es que si ingerimos las raciones adecuadas (moderadas) de cada alimento, es más sencillo poder comer de todos los grupos de alimentos sin necesidad de eliminar ninguno.

Po otro lado, es fundamental comer lo que el cuerpo necesita en función de la energía que gasta a lo largo de cada jornada. Por eso si nos saltamos el desayuno, es fácil que provoquemos una sensación de hambre descontrolada que nos lleve a una sobre-ingesta posterior. Del mismo modo, las comidas a media mañana y a media tarde ayudan a regular el apetito, siempre que no sean desmedidas y sustituyan a las comidas principales.

En definitiva, se trata de lograr un equilibrio en los alimentos, comer de todo un poco y con moderación, porque los excesos siempre son dañinos para nuestro organismo y pueden terminar en problemas de salud como la obesidad. Además de alimentarnos de forma adecuada, debemos mantener unos estilos de vida saludables y una actividad física moderada.

Y, recuerda, si buscas consejo sobre tu alimentación el médico y el farmacéutico pueden ayudarte a elaborar un plan nutricional individualizado.

¿Y tú, llevas una alimentación adecuada?

Hay 4 comentarios. Ahora nos interesa tu opinión.

avatar
500
Eva Gosenje
Eva Gosenje

Un artículo muy desactualizado, entre otras cosas, continúa con la teoría de reducir grasas, cuando esto ya se ha demostrado falso. Nada comenta de la calidad nutricional, de los integrales… Las raciones diarias de fruta recomendadas no son 5, si no como mínimo 3, como mínimo 5 raciones diarias de frutas y hortalizas. Y para colmo, coloca al médico y farmacéutico como los profesionales indicados, contradiciendo la LOPS 2003, que reconoce al dietista-nutricionista como el profesional indicado.

Israel Ortigoza
Israel Ortigoza

Es necesario explicar el problema de la artritis y que relacion tiene con la astrosis