Pacientes /

Cómo tomar los medicamentos. Consejos prácticos

Por

¿Bebes un vaso de agua entero o solo un sorbito cuando te tomas una comprimido? ¿Tomas las medicinas en ayunas o con algo en el estómago? ¿Duplicas la dosis cuando has olvidado una toma? ¿Ingieres los comprimidos con zumo o con leche? ¿Utilizas siempre los medidores o cucharas normales? ¿Conservas los medicamentos en la cocina o en el baño? Aunque no lo parezca, responder a estas preguntas es fundamental para que el tratamiento prescrito sea efectivo.

Cómo tomar los medicamentos

Saber cómo debemos tomar los medicamentos nos puede ayudar a cumplir con el tratamiento, a mejorar la adherencia terapéutica y a conseguir que cumplan su función en nuestro organismo y nos ayuden a proteger nuestra salud. Tomando como referencia la ‘Guía Práctica para el Uso Adecuado de los Medicamentos’ de SEFAC, hacemos un resumen sobre las principales consideraciones a tener en cuenta.

DECÁLOGO sobre cómo tomar los medicamentos

  1. Los medicamentos orales deben administrarse de pie o sentados, nunca recostados para que lleguen correctamente al estómago. Incluso para ciertas medicinas, como el ibuprofeno, aconsejan mantener una posición erguida durante unos minutos.
  2. Es importante ingerir los medicamentos siempre con agua que ayude a su correcta disolución. Evita tomarlos con zumo, leche u otros líquidos porque pueden alterar su efecto (reducirlo o aumentarlo) o influir en el proceso de absorción del principio activo.
  3. La cantidad de agua que acompañe a las medicinas también importa. Si tomamos cápsulas y comprimidos debemos beber un gran vaso de agua, no solamente un trago; en el caso de comprimidos o polvos efervescentes se debe hacer con medio vaso de agua e ingerirse nada más que se hayan disuelto.
  4. No hay que alterar la forma farmacéutica de los medicamentos, es decir, se deben tomar tal como los adquirimos en la farmacia sin partir, ni machacar, ni diluir… En ocasiones, las medicinas vienen en cápsulas o con recubrimientos para liberarse progresivamente, para protegerlas de los ácidos del estómago o enmascarar su sabor. Solo se pueden partir los comprimidos que vienen con una ranura en el medio, siempre que se vayan a ingerir las dos mitades porque haya dificultades para tragarlas enteras. Los parches transdérmicos no se deben cortar y las soluciones líquidas no se deben congelar.
  5. Las medicinas líquidas debes tomarlas midiendo siempre con el dosificador que viene en el envase del medicamento porque marcan siempre las medidas exactas. No utilices las cucharas habituales de comer porque no son una referencia, además de que son de diferentes tamaños.
  6. Nunca se debe duplicar la dosis de un medicamento. En el caso de que te olvides de alguna toma, continúa con la siguiente sin modificar ni la dosis ni la frecuencia.
  7. Antes de tomar un medicamento es fundamental saber de qué fármaco se trata y leer detenidamente el prospecto y cumplir con las pautas establecidas por el médico en cuanto a las horas a las que hay que tomarlo y la duración del tratamiento. No se debe ni acortar ni alargar un tratamiento ya que se pueden producir recaídas o provocar otras alteraciones.
  8. Solo debemos tomar los medicamentos cuando sean necesarios a la dosis y en la frecuencia indicada. No debemos nunca automedicarnos sin la supervisión de un profesional de la salud.
  9. Algunos medicamentos pueden interaccionar con ciertos alimentos. Esto no significa que no puedas ingerir alguno de los dos, sino que no debes hacerlo conjuntamente.
  10. Cerciórate de cómo se debe tomar cada medicamento en relación a las comidas. Estas pueden ser:
    1. Con alimento: Hay que tomarlo durante la comida o inmediatamente después de la misma.
    2. Sin alimento: Se toma una hora antes de comer o dos horas después de haberlo hecho.
    3. En ayunas: Recién levantados y al menos media hora antes de desayunar.

Recomendaciones generales sobre medicamentos

Además, tal y como recuerda la FDA (Food and Drug Administration, la agencia del medicamento estadounidense), es imprescindible:

  • Tener toda la información sobre los medicamentos que debes tomar haciendo a tu médico o farmacéutico todas las preguntas que consideres necesarias, por obvias que puedan parecer.
  • Mantener una lista con todas las medicinas prescritas, prestando especial atención a su fecha de caducidad.
  • Seguir las instrucciones, tanto las del prospecto, como las que nos ofrezcan los profesionales de la salud.
  • Conservar los medicamentos correctamente y desecharlos de forma segura.

 

Nos interesa tu opinión. ¿Quieres escribir el primer comentario?

avatar
500