El análisis bioquímico

Cómo interpretar los resultados de un análisis de sangre rutinario (II)

/ Por

Interpretar un análisis de sangre es complicado si no se entienden los varemos que se están analizando, pero sí se puede tener una idea sobre los datos que nos pueden aportar y su relación con nuestro estado de salud. En un primer artículo analizamos los valores que se suelen medir en un hemograma habitual, en este vamos a explicar los principales indicadores de un análisis bioquímico, sin perder de vista que es importante una interpretación global, por parte de un médico, para poder sacar conclusiones.

Entender los indicadores de un análisis bioquímico de sangre

Entendiendo el análisis bioquímico

Fijándonos en el análisis bioquímico, las sustancias que se analizan nos ofrecen una idea del funcionamiento de algunos de nuestros órganos. Veamos algunas de las que suelen aparecer en un análisis bioquímico habitual, aunque es importante resaltar que los valores de un indicador por sí solos no son indicadores suficientes de ningún problema de salud, sino que hay que valorar el análisis bioquímico en su conjunto en función de las características de cada persona y con la ayuda de un profesional de la salud.

  • La glucosa es el azúcar más importante que tiene nuestro organismo y, a su vez, nuestra principal fuente de energía. Los valores normales en ayunas fluctúan entre los 70 y los 105 miligramos por decilitro, por encima hay que pensar en algún problema asociado como puede ser una diabetes. No obstante, ese diagnóstico es preciso confirmarlo mediante otras pruebas, ya que este valor por sí solo no es determinante.
  • Dentro de los parámetros metabólicos, en el análisis se reflejan los valores de concentración de iones de sodio, potasio, calcio y fósforo. El sodio está relacionado con la transmisión de impulsos nerviosos y tiene que ver con la hidratación ya que a mayor concentración de agua en el organismo se reducen los niveles de sodio. El potasio está más relacionado con la concentración muscular, el calcio con la salud ósea y el fósforo es utilizado por las células para almacenar y transportar la energía.
  • La ferritina es la proteína principal que almacena el hierro en nuestro organismo, un componente importante en el proceso metabólico de las células así como en la adecuada oxigenación de los tejidos corporales. Su cuantificación se utiliza, sobre todo, para el diagnóstico de anemias, aunque también en insuficiencias renales.
  • El colesterol y los triglicéridos, es decir, sustancias grasas necesarias para el buen funcionamiento de las células de nuestro organismo, también aparecen en este análisis y que son factores de riesgo importantes de enfermedades cardiovasculares. Para mantenerlos bajo control es esencial mantener una alimentación sana y ver los niveles globales del colesterol HDL y LDL más allá de concretar un nivel óptimo de colesterol estándar. No obstante, como valores de referencia se tiene en cuenta que el HDL esté por encima de 35 miligramos por decilitro, el LDL por debajo de los 100 mg/dl y un colesterol total por debajo de los 200 mg/dl. Una reducción del colesterol HDL y un aumento de los triglicéridos (por encima de los 200 mg/dl) puede hacer pensar en una dislipemia aterogénica.
  • Las transaminasas son enzimas cuyo recuento nos puede advertir de alguna lesión o inflamación de nuestro hígado bien por virus, por consumo excesivo de alcohol o por una mala dieta continuada. En nuestro análisis aparecen bajo las siglas: GPT (ALT) y GOR (AST).
  • Otras enzimas hepáticas que se miden en un análisis rutinario son la bilirrubina, la GGT y la Fosfatasa Alcalina (FA) y son marcadores de enfermedad hepática, de riñón, de bazo o intestino. La FA también actúa en los huesos por lo que niveles altos pueden indicar fracturas o enfermedades óseas.
  • La creatinina, la urea y el filtrado glomerular estimado son parámetros cuyos valores suelen indicar problemas en el riñón. El primero es una sustancia de desecho del metabolismo normal de los músculos (no debe superar 1,1 mg/dl en mujeres y el 1,3 mg/dl en hombres) y la urea resulta de la degradación de las proteínas. Ambas son filtradas por los riñones y se excretan por la orina. Y el filtrado glomerular indica el volumen de fluido filtrado en los procesos de los riñones.

Esto nos ayudará a interpretar un análisis de sangre, sin embargo, los resultados fuera de los rangos de normalidad no significan necesariamente que haya una enfermedad, ya que estamos ante una prueba médica que debe ser interpretada en su conjunto por el médico que será quien valore su importancia y la necesidad de realizar pruebas complementarias.

 

Infografía: análisis bioquímico

Analisis-sangre-Bioquimica

 

Fuente de información:

Para la elaboración de este post hemos utilizado información de:
· National Heart, Lung and Blood Institute (NIH)
· Webconsultas
· Sanitas

Escrito por el equipo de redactores especializados en el ámbito sanitario y con amplia experiencia en contenidos sobre salud y revisados por responsables de las seis entidades que configuran Apoya Tu Salud: Mylan, la Sociedad Española de Medicina de Atención Primaria, la Sociedad Española de Farmacia Comunitaria, la Sociedad Española de Farmacia Rural, la Federación Española de Diabetes y la Asociación de Cáncer de Páncreas.

Hay 2 comentarios. Ahora nos interesa tu opinión.

avatar
500
Luis Miguel Pérez
Luis Miguel Pérez

Muchas gracias por el post, es bastante útil. Quisiera preguntar sobre la ferritina, a qué pudiera deberse valores muy altos (3000-4000 ng/ml).

Nuevamente, muchas gracias,

Luismi