Los españoles y el colesterol: conocimientos y hábitos

El 90% de las personas considera peligroso el colesterol pero no se lo controla

/ Por

La mayoría de los españoles, el 90%, considera el colesterol peligroso o muy peligroso para la salud. Sin embargo, el 40% (es decir, dos de cada cinco) tiene los niveles altos o en el límite aunque consideran que tienen los adecuados. Esto quiere decir que la percepción que se tiene sobre el colesterol, luego no se aplica al cuidado personal de la salud. Así se desprende de un estudio demoscópico desarrollado por Viatris con el apoyo de IQVIA.

Estudio sobre el colesterol en España.

En el estudio, denominado “Los españoles y el colesterol: conocimientos y hábitos” [i], han participado 1.000 individuos, de los cuales más de la mitad, 60% no se había medido el colesterol durante el último año. Y de los que lo hicieron, el 76% no recuerda cuáles fueron los resultados de su última medición.

En palabras del doctor Carlos Escobar, cardiólogo del Hospital Universitario La Paz: “Estos datos ponen de manifiesto que hay un interés social por el colesterol, pero aún existe un desconocimiento de lo que es el riesgo cardiovascular y el objetivo de colesterol individual que hay que cumplir”. Además, “aunque la prevalencia de la hipercolesterolemia en España es del 50%, –añade el especialista– esta cifra podría ser mucho mayor ya que se ha puesto el nivel elevado de colesterol total en 200 mg/dl cuando las evidencias apuntan a que debería ser menos aún”.

Por su parte, Javier Anitua, responsable de Corporate Affairs de Viatris en España, ha subrayado que de esa población que tiene el colesterol elevado, solo el 24% está bajo tratamiento y, de ellos, un pequeño 13% está totalmente bajo control. “El tener el colesterol no controlado podría tener un impacto muy relevante en la salud de las personas por su incidencia en el desarrollo de enfermedades cardiovasculares”, dice.

Implicaciones para la salud

Indica el especialista «que una reducción del colesterol  incide directamente en la disminución del riesgo de sufrir un infarto de miocardio, la angina de pecho, ictus o la claudicación intermitente«.

Son enfermedades que, además de que pueden llegar a ser muy invalidantes, también pueden requerir hospitalización y derivar en unos costes muy elevados para el sistema sanitario, tal como ha destacado el doctor Escobar.

«Lo más importante para disminuir el riesgo de tener un infarto o de sufrir un ictus es un adecuado control del colesterol. Con dieta, ejercicio y con diversas alternativas terapéuticas si fuera necesario», apunta el especialista.

Consejo en AP o en la farmacia

La investigación también ha puesto de manifiesto el importante papel que confieren los ciudadanos a los profesionales sanitarios como fuente de información a la hora de saber más sobre el colesterol y sus consecuencias. El 36% busca información al respecto en su médico de Atención Primaria (AP) o en un especialista y el 35% lo hace en una farmacia. Además, tres de cada cinco españoles están muy o bastante interesados en recibir información al respecto.

«De estas personas, el 76% quiere saber cómo prevenirlo. Los ciudadanos están preocupados por su colesterol, acuden a la farmacia en busca de consejo profesional y preguntan por opciones para el control del mismo, sobre todo por opciones naturales», indica Eugenia García Zaragoza, farmacéutica comunitaria en Alicante especializada en dislipemias y miembro del grupo de HTA y riesgo cardiovascular de la Sociedad Española de Farmacia Clínica, Familiar y Comunitaria (SEFAC).

En este sentido García Zaragoza recalca que el farmacéutico comunitario tiene tres roles fundamentales respecto al control del colesterol:

  • La educación sanitaria de la población, al ser la farmacia el lugar más accesible para los ciudadanos.
  • El cribado oportunista, ya que “en cualquier momento, siempre que se preste a ello, se puede ofrecer al paciente la posibilidad de determinación en sangre capilar de los niveles de colesterol”, incide.
  • El refuerzo de la adherencia. La farmacia es el último eslabón sanitario antes de que el paciente vuelva a su casa.

Complementos alimenticios

En relación al tratamiento, el doctor Escobar explica que si con una dieta sana, como puede ser la mediterránea, y con ejercicio no se puede alcanzar este objetivo, existen una serie de alternativas terapéuticas: unas farmacológicas y otras más naturales como los complementos alimenticios.

«Los complementos alimenticios que se usan son productos de origen natural con cualidades que pueden favorecen el control de colesterol y que se administran de manera concentrada. Hay varias alternativas en el mercado, algunos con un solo ingrediente con estas cualidades y otros que combinan varios. Sin embargo, se debe tener en cuenta que no todos son iguales ni todos tienen la misma evidencia científica sobre su eficacia y seguridad».

Acerca de estos complementos, según el estudio: el 73% de los encuestados afirma conocer qué son los complementos alimenticios para controlar el colesterol, y el 45% de quienes tienen valores altos los utilizan para mantener o reducir el colesterol. El 72% asegura que empezó a usarlos por consejo de su médico de Atención Primaria o de un especialista, y otro 32% lo hace por consejo de su farmacéutico.

Infografía 

Infografía estudio colesterol España

 

Referencias bibliográficas

[i] Encuesta IQVIA realizada por Viatris. Muestra de 1.000 personas. Septiembre 2020.

Escrito por el equipo de redactores especializados en el ámbito sanitario y con amplia experiencia en contenidos sobre salud y revisados por responsables de las seis entidades que configuran Apoya Tu Salud: Mylan, la Sociedad Española de Medicina de Atención Primaria, la Sociedad Española de Farmacia Comunitaria, la Sociedad Española de Farmacia Rural, la Federación Española de Diabetes y la Asociación de Cáncer de Páncreas. Consulta la Política editorial de Apoya tu Salud.

Nos interesa tu opinión. ¿Quieres escribir el primer comentario?

avatar
500