Carteras de Servicios para la farmacia rural

/ Por

Los cambios legislativos que se están produciendo en algunas autonomías respecto de la farmacia rural están poniendo de manifiesto una cierta sensibilización para las oficinas de farmacia de los medios rurales. Sin embargo, estas modificaciones se están centrando demasiado en los aspectos económicos de la prestación farmacéutica en lugar de buscar la manera de que estos servicios que son fundamentales y se deben de dar a la población sean viables en los centros de población más pequeños.

Con este panorama es imprescindible revisar las funciones y los servicios que presta la farmacia en base a la defensa del modelo farmacéutico actual, y trabajar para definir sus nuevas prestaciones tanto en el ámbito rural como en el urbano. Esa fue una de las principales conclusiones de las III Jornadas Nacionales de la Sociedad Española de Farmacia Rural (Sefar), celebrada la semana pasada en Madrid.

El servicio que se ofrece en las farmacias es clave en la asistencia sanitaria de los ciudadanos, más aún en los núcleos rurales donde las boticas juegan un papel de primera magnitud en la salud de la población entre otras cosas porque, en muchas ocasiones, son los únicos profesionales sanitarios accesibles en las poblaciones más alejadas. Desafortunadamente, la actual coyuntura económica ha puesto en jaque la viabilidad de algunas de estas oficinas, son las que han pasado a denominarse VEC, es decir de viabilidad económica comprometida.

Cartera de servicios de la farmacia rural

Para dar solución a esta desigualdad, hace unos años vio la luz el RDL 9/2011 que en su artículo tercero establece la obligatoriedad de aplicación de un índice corrector de los márgenes de las oficinas de farmacia VEC. Se trata de una medida de apoyo para garantizar la continuidad del servicio asistencial que prestan las farmacias, en especial en los núcleos rurales, tal como recoge la norma.

Esta disposición ha supuesto un balón de oxígeno para muchas farmacias con el que garantizar la continuidad, calidad, y accesibilidad de la prestación de los servicios farmacéuticos y asistenciales. La mayoría de estas boticas se concentran en Castilla y León y Castilla-La Mancha que es donde hay más poblaciones rurales. Donde aún no han percibido ninguna ayuda es en Andalucía, Asturias y Murcia, autonomías en las que a día de hoy –tres años después–, aún no han desarrollado estas compensaciones obligatorias.

Desde Sefar, aunque aplauden esta normativa que ha supuesto un paso hacia delante, consideran que hay que seguir trabajando en esta línea porque en las zonas en las que ya se está aplicando se está observando que no es suficiente.

Cambios retributivos

En palabras de Francisco Javier Guerrero, presidente de Sefar, el futuro pasa por valorar dónde tiene sentido que haya una farmacia rural, cuál es la mejor manera para que el establecimiento sea viable y reubicar a las oficinas existentes siguiendo unas pautas para su retribución que, sin duda, tienen que ser diferentes a las del resto de farmacias. “No tiene sentido que se autoricen las aperturas de las boticas rurales y que se las olvide a ver si pueden subsistir o no”, explica Guerrero.

Otro de los aspectos que se debatió en las estas jornadas fue la necesidad de reforma de la farmacia española, ya que debe hacer frente a las nuevas demandas de la sociedad, principalmente por el aumento de la cronicidad. Los farmacéuticos rurales apuestan por un reforma que pase por la integración total de la farmacia en los servicios de salud, a través de un modelo que esté basado en la eficiencia y que, a su vez, lleve aparejado un nuevo sistema retributivo.

Premio al compromiso

En este sentido, el consejero de Sanitat de la Comunidad Valenciana, Manuel Llombart subrayo que “la Administración tiene la obligación de redefinir el modelo que haga a la oficina de farmacia imprescindible, aportando mayor sostenibilidad al sistema”. De hecho, esta autonomía está negociando un acuerdo marco que prevé incluir una cartera de servicios complementaria con un catálogo de prestaciones que la botica valenciana, incluida la rural –a la que calificó de ‘esencial’–, podrá ofrecer con el aval de la Conselleria.

Precisamente, el compromiso de esta institución con la farmacia se ha puesto de manifiesto al incluir en la Comisión de Asistencia Farmacéutica Valenciana a las sociedades científico-profesionales –entre ellas a Sefar–, junto a los colegios profesionales y a otros organismos de representación. Una acción que le ha valido el II Premio al Compromiso con la Farmacia Rural que se entregó en el marco de las III Jornadas de Sefar.

Este galardón pretende ser un reconocimiento a las instituciones que contribuyan a conservar, facilitar y/o mejorar el servicio que desde las oficinas de farmacia se presta a la población del medio rural.

Escrito por el equipo de redactores especializados en el ámbito sanitario y con amplia experiencia en contenidos sobre salud y revisados por responsables de las seis entidades que configuran Apoya Tu Salud: Mylan, la Sociedad Española de Medicina de Atención Primaria, la Sociedad Española de Farmacia Comunitaria, la Sociedad Española de Farmacia Rural, la Federación Española de Diabetes y la Asociación de Cáncer de Páncreas.

Hay 3 comentarios. Ahora nos interesa tu opinión.

avatar
500
trackback
Es prioritario garantizar la viabilidad de las farmacias rurales - Apoyatufarmacia

[…] a la penosa situación económica en la que se encuentran algunas oficinas de farmacias rurales, Aguilar considera que se está avanzando en la solución. Conseguir que las administraciones hayan […]

trackback
¿A ti qué te aporta la farmacia? - Apoyatufarmacia

[…] para que les asesoren en determinadas cuestiones en las que pueden poner en riesgo su salud. En los núcleos rurales, ese valor de la botica se multiplica ya que, en muchos casos, estas oficinas tienen que hacer las veces de médico por tener éste […]

trackback
Francia: El nuevo modelo retributivo de la botica a debate - Apoyatufarmacia

[…] De este modo, se pretende que la retribución de la botica no dependa tanto del precio de los fármacos vendidos y se revaloricen las acciones asistenciales del farmacéutico al ser remuneradas. Otro de los objetivos de esta medida es garantizar, por un lado, que los medicamentos de más valor económico sigan estando disponibles en las farmacias a pesar de su bajo margen de beneficio, y por otro, el equilibrio económico de las farmacias, especialmente las rurales. […]