Pacientes /

Campamentos de verano para 10.000 niños diabéticos españoles

Por

Educación diabetológica y descubrimiento de herramientas para adquirir independencia en el manejo de la diabetes fuera del entorno familiar, mientras conviven y comparten experiencias con otros chavales. Ese es el principal objetivo que se busca con los campamentos de verano que organiza la Federación Española de Diabetes (FEDE) para chicos a partir de 7-8 años que padecen esta enfermedad.

La Federación Española de Diabetes organiza desde hace casi 50 años campamentos de verano para niños diabéticos.

Estos campamentos educativos se pusieron en marcha hace casi cinco décadas y ya se han convertido en lugares de encuentro estival en los que los chicos con diabetes pueden divertirse durante las vacaciones, al tiempo que aprenden a mantener bajo control la diabetes.Se calcula que en España hay unos 10.000 niños afectados por diabetes mellitus tipo 1, y cada año se diagnostican más de 1.200 nuevos casos en menores de 15 años. El 76 por ciento de estos pacientes no consiguen alcanzar un objetivo de control glucémico adecuado, a pesar de que el buen control ha demostrado reducir las complicaciones de la diabetes, según datos de la FEDE.

Una de las grandes ventajas de estos encuentros es que los chicos pueden aprender a ser conscientes de su enfermedad de la mano de otras personas iguales a ellos, y ese contacto y aprendizaje les ayuda a normalizar la enfermedad.

FEDE, a través de las 150 asociaciones locales y 19 federaciones autonómicas que la configuran, adaptan estos campamentos según la edad de los niños que participan. La iniciativa se desarrolla en el ámbito nacional, ya que se celebra en casi todas las comunidades autónomas.

En el caso de los mayores se celebran convivencias en las que se mantiene el mismo espíritu de equilibrar la formación sobre diabetes con actividades de ocio.

Profesionales sanitarios

Estos campamentos son dirigidos por responsables de asociaciones en coordinación con profesionales sanitarios, entre los que se encuentran pediatras, médicos de Atención Primaria, enfermeros, psicólogos… capacitados para ofrecer esa formación en diabetes específica, así como para atender a los chavales si fuera necesario. Dentro del personal también se cuenta con trabajadores sociales y monitores de tiempo libre.

Una de las novedades de este año en algunas convenciones, por ejemplo en la organizada por la Asociación para la Diabetes de Tenerife (ADT), es el uso de un sistema de monitorización continua de glucosa tanto si usan bomba de insulina como si no.

De este modo estarán controlados durante 24 horas y tendrán un informe sobre el estado de su enfermedad para aprender a tomar decisiones y conseguir un mejor manejo de su diabetes.

En palabras de Andoni Lorenzo, presidente de la FEDE: “estos campamentos suponen una excelente alternativa para ayudar a los menores a adquirir responsabilidades con respecto a su diabetes, pero también son positivos para los padres, quienes comprobarán de primera mano que sus hijos ganan en confianza y autosuficiencia”.

Nos interesa tu opinión. ¿Quieres escribir el primer comentario?

avatar
500