Farmacias, Pacientes /

Buenas prácticas: el farmacéutico en el control de la menopausia

Por

La menopausia es un trastorno natural por el que pasan todas las mujeres y, en ocasiones, puede llevar asociado una serie de problemas de salud que aminoran la calidad de vida de quien la sufre. Según un estudio puesto en marcha por el Consejo General de Colegios Farmacéuticos, la mitad de estas mujeres (52,70%) además padece algún tipo de enfermedad crónica por lo que se hace necesario un seguimiento de su estado de salud que se puede realizar con total normalidad en la oficina de farmacia.

Este estudio forma parte del Plan de Educación Nutricional por el Farmacéutico (Planufar) que en su última edición se ha centrado en la menopausia, y se ha desarrollado gracias al impulso de los Colegios Oficiales de Farmacéuticos de toda España. ¿El objetivo? asesorar a las mujeres en edad de tener la menopausia con el fin de detectar las principales deficiencias nutricionales que pudieran tener y de orientarlas en los cambios de hábitos alimentarios para cuidar su salud cardiovascular y ósea principalmente.

Consejo farmaceutico: prevenir las deficiencias nutricionales en la menopausia

La pérdida hormonal asociada a este trastorno requiere unos cambios de hábitos en la alimentación que en muchos casos no se producen. Los datos del estudio no dejan lugar a dudas, de las cerca de 9.000 mujeres menopáusicas consultadas casi un 51,70% presenta problemas de sobrepeso y, pese a que el 51% asegura tomar suplementos nutricionales, la mayoría confiesa no seguir la dieta mediterránea. En conclusión, solo el 32,10% de las mujeres preguntadas seguían una correcta alimentación, mientras que el 76,40% necesitaría mejorar.

Con Planufar primero se reforzó la formación de los farmacéuticos en nutrición y menopausia, y se les dieron las herramientas adecuadas para poder atender a esta población. Posteriormente, se puso en marcha la campaña formativa destinada a todas aquellas mujeres en periodo de climaterio (antes, durante y después de la menopausia).

Entre otros aspectos, los farmacéuticos insistieron en la necesidad de llevar a cabo una alimentación variada, moderada y equilibrada incluyendo alimentos ricos en fibra, aceite de oliva virgen, ácidos grasos omega 3, vegetales ricos en vitamina C y lácteos, imprescindibles para una buena salud ósea. Mantener una buena hidratación, realizar ejercicio físico moderado, actividades relajantes y evitar el tabaco y las bebidas alcohólicas son otros consejos ofrecidos.

La formación directa a la población se apoyó con la edición de material divulgativo que se distribuyó en las oficinas de farmacia después de las charlas informativas que se programaron. También se ofrecía información de apoyo online a través de la web de los colegios farmacéuticos.

En definitiva con esta campaña se trataba de informar y formar a las mujeres de lo que significa tener la menopausia, de los nutrientes que se ven aumentados o disminuidos en esta etapa, de la necesidad de cambios alimentarios y hábitos de vida encaminados a mejorar esta etapa, así como de la importancia de tomar medidas antes del climaterio para prevenir los estados nutricionales carenciales.

Una vez más, el farmacéutico es el profesional de la salud más cercano y accesible a la población capaz de informar y orientar sobre cualquier tema sanitario a la vez que puede ofrecer un seguimiento farmacoterapéutico adecuado a las necesidades de cada paciente. De este modo, el usuario sabe que está en buenas manos y, por otro lado, contribuye a descongestionar las esperas en los centros de salud.

Ya hay 1 comentario. Ahora nos interesa tu opinión.

avatar
500