Pacientes /

Atención integral para escolares con diabetes

Por

La diabetes es una patología crónica que se origina debido a que el páncreas no sintetiza la cantidad de insulina que el cuerpo humano necesita. Hablamos de una de las enfermedades pediátricas más comunes que, aunque no interfiere en la capacidad intelectual de los chicos, requiere atención médica. Por ello, y con el fin de no dejar desprotegidos a los chavales, se hace necesaria una estrecha colaboración entre familiares, personal sanitario y educadores escolares.

la atención de la diabetes en los colegios

Según los datos que maneja la Federación Española de Diabetes (FEDE), se calcula que la prevalencia de diabetes en España ronda los seis millones de personas, cifra  que sigue aumentando y se cree que en una década se incremente un 55 por ciento.

En el caso de la población infantil, hay más de 10.000 niños españoles menores de 15 años afectados por diabetes mellitus tipo 1 (el tipo de diabetes más frecuente en niños y adolescentes). De ellos, el 76 por ciento no logra mantener un control glucémico adecuado.

Atendiendo a estas cifras y teniendo presente que la gran mayoría de estos chicos se encuentran en edad escolar, se hacen imprescindibles protocolos de actuación coordinados entre centros de salud y colegios que les permitan controlar su enfermedad y prevenir otras posibles complicaciones de salud.

Protocolos escolares

En la actualidad, son varias las comunidades autónomas que cuentan con estas normas, mientras que en otras están trabajando en ellas.

Estos protocolos establecen las actuaciones necesarias de coordinación entre administración educativa y sanitaria, asociaciones y familias. Y abordan situaciones con mayor y menor urgencia que pueden necesitar de la intervención sanitaria con el fin de ofrecer una atención integral al niño con diabetes en su centro de estudio.

En este sentido, se abordan situaciones habituales en la escuela como las comidas en los comedores escolares, las excusiones y los viajes, las salidas al servicio, los cumpleaños y celebraciones, la educación física… Pero también se contemplan otras más complicadas como las hiper e hipoglucemias, o la cetoacidosis diabética.

Y es que, aunque el niño puede llevar una vida “normal” dentro del colegio, el centro debe adaptarse para darle el servicio que necesita, implicando también a los compañeros del alumno.

Controlar la diabetes

En este contexto, vale la pena recordar que para controlar la diabetes se precisa la determinación de glucemia, con mediciones varias veces al día; alimentación y ejercicio físico planificados y controlados; y administración correcta de insulina u otros tratamientos.

Además de estas normas, también es clave la edad del niño afectado, aspecto que es importante señalar en los protocolos de actuación. En educación infantil, lo habitual es que el niño no sepa medirse la glucosa ni administrarse la insulina, por lo que precisa de una ayuda constante.

En Primaria, el niño debe estar dispuesto a colaborar y entre los 8 y 10 años muchos chavales son capaces de utilizar los glucómetros e, incluso, administrarse correctamente la medicación. Y en Secundaria, el adolescente debe saber monitorizarse y solo requeriría supervisión o ayuda en caso de emergencia. Hay, incluso, campamentos de verano para estos chicos.

Desde FEDE se ha reivindicado en reiteradas ocasiones la necesidad de que existan protocolos de actuación en todas las autonomías, así como que el personal docente disponga de información y formación adecuada sobre cómo se manifiesta y afecta la diabetes a los niños en edad escolar.

Además, ha trabajado firmemente por incluir personal sanitario en las aulas para atender a los menores con esta patología. Y en vuestro centro ¿hay protocolos para asistir a niños con diabetes?

Nos interesa tu opinión. ¿Quieres escribir el primer comentario?

avatar
500