Farmacias, Pacientes /

Tribuna

Apoyar al farmacéutico, garantizar nuestra salud

Por

Como presidenta de la Federación Española de Estudiantes de Farmacia, FEEF, me gustaría trasladarle a la sociedad en su conjunto que nuestra entidad, que reúne a los estudiantes de farmacia del Estado, es una firme defensora del modelo español de farmacia, y así lo venimos acordando en diversas resoluciones.

Sara Donaire
Sara Donaire
Presidenta de la Federación Española de Estudiantes de Farmacia

En dichas resoluciones de posicionamiento nuestra Federación reconoce que el actual sistema de farmacia basado en propiedad-titularidad del farmacéutico garantiza una atención de calidad del paciente por encima de cualquier otro interés; también ha sido refrendado inequívocamente por diversas instituciones incluido el tribunal de justicia europeo.

Este modelo se despliega en una red asistencial de más de 21.000 farmacias al frente de las cuales al menos hay un farmacéutico que asegura el acceso al medicamento a los pacientes, así como un servicio de dispensación y atención muy personal y de calidad, en condiciones de equidad e igualdad en cualquier parte del territorio, a cualquier hora y con el mismo precio. Asimismo nuestra entidad aboga y trabaja en la figura del farmacéutico comunitario como elemento esencial del equipo multidisciplinar que, con otros especialistas farmacéuticos y el resto de profesionales sanitarios, tiene que trabajar unido por el paciente.

Esto se refleja en el impulso que, junto a otras asociaciones, hemos realizado al crear la Alianza Sectorial de Estudiantes de Ciencias de la Salud que lucha entre otros asuntos por la práctica colaborativa, una práctica ampliamente recomendada por la Organización Mundial de la Salud y que defenderemos como un camino imparable hacia el futuro. Un  camino de no retorno, aportando mejor atención al enfermo, disminución de la prevalencia de enfermedades, estímulo de la educación para la salud y cohesión de los programas sanitarios promovidos y dirigidos por la administración pública. Especialmente, en una realidad que ya es presente, la del paciente crónico, polimedicado o dependiente, este trabajo no puede desarrollarse al completo sin el farmacéutico comunitario integrado en ese equipo intersanitario.

La experiencia internacional ha demostrado que son los farmacéuticos independientes los que más participan en las labores de abordaje para la mejora de la salud de los ciudadanos, la participación en equipos interdisciplinares o la realización de tareas de atención farmacéutica, y la investigación en este campo. Es verdad que queda mucho camino por recorrer, y que incluso tenemos que solucionar algunas debilidades y amenazas; pero todos los farmacéuticos, especialmente los comunitarios, esos farmacéuticos que cada día abren su oficina y se enfrentan a una realidad, muy dura a veces, saben perfectamente que ellos se deben a un paciente y que el futuro está en prestarle un servicio de calidad; por todo ello apoyamos a nuestros farmacéuticos y animamos a toda la sociedad a que se sume a este apoyo.

Nos interesa tu opinión. ¿Quieres escribir el primer comentario?

avatar
500