Post colaborativo de FEDE, Sefar, Semergen y Sefac

Los alimentos SIN, si no los necesitas, pueden ser peligrosos

/ Por

Están de moda los productos SIN. Tanto es así que han empezado a consumirlos todo el mundo pensando que son mejores para la salud. Sin embargo, hay organizaciones y profesionales que están alzando la voz frente a los peligros de consumir productos SIN cuando no es necesario. Sin ir más lejos, un reciente estudio de la Universidad de Harvard que ahora recoge la Universidad Oberta de Cataluña (UOC) concluye que las personas que ingieren productos sin gluten sin ser celiacos tienen un 13 por ciento más de probabilidades de sufrir diabetes tipo 2 y desequilibrio nutricional.

Alimentos SIN

El informe concluye que no hay evidencias que demuestren que el gluten es perjudicial para la salud en las personas que no son intolerantes. Al restringir esa proteína se restringen también alimentos como los lácteos u otros grupos de alimentos lo que descompensa las dietas y puede derivar en un exceso de proteínas o hidratos de carbono simples, explica la nutricionista Anna Bach.

Por su parte la Organización de Consumidores y Usuarios (OCU) ha advertido de que los alimentos sin gluten deben ser consumidos solo por celíacos. Poca gente sabe que para suplir esa proteína de los alimentos éstos suelen llevar más azúcar, más grasas saturadas o menos fibra.

Para arrojar más luz sobre este aspecto, hemos consultados a los colectivos que configuran Apoya Tu Salud para saber qué opinan ellos.

Desde FEDE

paciente

La Federación Española de Diabetes invita a que la población se forme e informe sobre la necesidad de llevar una vida saludable, a través de un ejercicio físico regular y una dieta equilibrada, tanto para las personas con diabetes como para aquellas que no padecen esta patología. Una dieta equilibrada debe estar compuesta por raciones controladas de una variedad de alimentos, pero siempre evitando el consumo excesivo de azúcares y grasas.

En general, se puede decir que una alimentación saludable debe combinar un 55-60 por ciento de carbohidratos, un 15-20 por ciento de proteínas y un 20-30 por ciento de grasas. No obstante, como cada persona es un mundo, lo más apropiado para evitar la moda de dietas que pueden acabar perjudicando nuestra salud, como las SIN, es seguir siempre las pautas de los nutricionistas y médicos, que pueden elaborar planes de alimentación individualizados y equilibrados.

Desde SEFAR

Farmacia

Según la Organización de las Naciones Unidas para la Alimentación y la Agricultura (FAO según su acrónimo inglés),  una alimentación saludable es aquella capaz de aportar todos los nutrientes esenciales y la energía que cada persona necesita para mantenerse sana, y esto redunda en la prevención de enfermedades permitiendo, junto a la práctica de ejercicio físico moderado, una mejor calidad de vida en todas las edades.

Disfrutar de una alimentación saludable en un entorno económico como el nuestro, gracias al progreso alcanzado en las últimas décadas en aspectos como la seguridad alimentaria, o el incremento de la producción y la accesibilidad a diferentes alimentos todo el año, facilita mantener una dieta variada y equilibrada durante todo el año. No existe ningún secreto, sólo se trata de comer variado, y en cantidades adecuadas, es decir, ningún alimento o ingrediente “es malo” por sí solo, lo que si puede resultar inadecuado es abusar de alguno de ellos o eliminarlo de nuestra dieta.

Los alimentos SIN constituyen una respuesta innovadora a determinados enfermos, ofreciéndoles de este modo la oportunidad de aumentar su abanico de posibilidades a la hora de alimentarse. Por el contrario, en el caso de personas sanas, su ingesta disminuye el aporte de nutrientes básicos como vitaminas o fibra, cuya carencia puede desencadenar otros problemas de salud.

Si eres una persona sana, que tiene la suerte de poder comer cualquier alimento, que vives en el primer mundo, con acceso a la inmensa mayoría de ellos, quizás deberías plantearte: ¿Realmente quieres privarte de disfrutar de todo aquello que la gastronomía puede ofrecerte? Piénsalo bien y ya que puedes… aprovecha.

Desde SEMERGEN

médico

Por su parte, la Sociedad Española de Médicos de Atención Primaria advierte que el consumo de alimentos sin gluten por personas que no presentan alergia se aleja de las recomendaciones de la dieta mediterránea ya que ésta aconseja un alto consumo de cereales, especialmente el pan.

De hecho, el consumo de cereales integrales (trigo, cebada, avena, centeno y arroz) se ha asociado en todos los estudios con una disminución en el riesgo de cardiopatía isquémica y de algunos tipos de cáncer. Además, uno de los componentes de los cereales son los hidratos de carbono, y entre ellos hay que destacar los betaglucanos que se encuentra en cereales integrales, avena y cebada. Se comportan como fibra soluble por lo que tienen un papel prebiótico. Entre sus efectos podemos citar también que disminuyen el colesterol total y LDL-colesterol, por lo que tienen un efecto beneficioso para la salud por reducir la enfermedad coronaria.

Desde SEFAC

Farmacia

La dieta sin gluten constituye el único tratamiento para pacientes intolerantes al mismo. Algunos estudios parecen indicar cierto beneficio en la retirada del gluten en la alimentación de personas con enfermedades autoinmunes o problemas digestivos, pero no parece haber evidencia ninguna en población sana.

En los últimos años están surgiendo diferentes “modas” en torno a la alimentación en las que se restringe un nutriente, alimento o grupo de alimentos para la población sana atribuyendo ciertos beneficios para la salud. Este es el caso de la restricción o eliminación de alimentos con gluten en población no celíaca o sin sensibilidad al gluten para, por ejemplo, la pérdida de peso aunque en estos casos el beneficio no vendría por la retirada del gluten, sino por la modificación de los hábitos.

El gluten es una proteína presente en algunos cereales que aunque no es imprescindible para la vida, los alimentos que la contienen presentan otros nutrientes interesantes como fibra, vitaminas, minerales, etc.

Una alimentación variada, en la que se incluyen todos los grupos de alimentos y basada en un patrón alimentario como el de la dieta mediterránea (con alimentos frescos y de temporada como frutas, verduras y hortalizas, legumbres, cereales con preferencia de los integrales, lácteos y carnes bajas en grasa, pescados, huevos, aceite de oliva, frutos secos y sin olvidar el consumo suficiente de agua y ejercicio regular) constituye un buen pilar para un correcto estado de salud.

Escrito por el equipo de redactores especializados en el ámbito sanitario y con amplia experiencia en contenidos sobre salud y revisados por responsables de las seis entidades que configuran Apoya Tu Salud: Mylan, la Sociedad Española de Medicina de Atención Primaria, la Sociedad Española de Farmacia Comunitaria, la Sociedad Española de Farmacia Rural, la Federación Española de Diabetes y la Asociación de Cáncer de Páncreas.

Nos interesa tu opinión. ¿Quieres escribir el primer comentario?

avatar
500