Alergia y contaminación ¿tienen relación?

/ Por

La contaminación ambiental es uno de los factores que más daño produce en la salud de las personas que viven en las grandes ciudades. Entre las principales consecuencias nocivas de la contaminación se encuentra el aumento que se ha producido en la última década de alergias y enfermedades de vías respiratorias, incluso en la gente que no está predispuesta. Pero… ¿realmente existe alguna relación entre la contaminación en las ciudades y la incidencia de alergias?

Alergia y contaminacion

Para contestar a esta pregunta, buscamos respuesta en la Sociedad Española de Alergología e Inmunología Clínica (SEAIC) en la que aseguran que existe una relación directa entre la contaminación ambiental y la frecuencia de alergia respiratoria, y por tanto una mayor incidencia en la población que reside en medios urbanos.

Pese a que no existen muchos estudios científicos al respecto, los responsables de esta entidad explicaron en rueda de prensa que el polen en zonas de gran contaminación “expresa mayor cantidad de proteínas descritas como alergénicas”.

Uno de los trabajos más relevantes al respecto y que arroja luz sobre este asunto es el llevado a cabo por científicos del Mainz Center for Chemical Allergology (MCCA), de la mano del profesor Ulrich Pöschl -director del Max Planck Institute for Chemistry in Mainz-. Esta investigación concluye que las proteínas alergénicas se modifican como resultado de las condiciones de contaminación o de cultivo de las plantas. Al verse alteradas sus características también varía el tipo y la gravedad de las alergias e hipersensibilidades que pueden desencadenar.

El ozono de la contaminación en el polen

Los contaminantes del aire podrían aumentar la potencia de los alérgenos en el aire. Así concluye otra investigación, dirigida también por el profesor Ulrich y presentada hace un par de años en la reunión de la American Chemical Society (ACS), que pone de manifiesto que los gases, el dióxido de nitrógeno y el ozono a nivel del suelo provocan cambios químicos en ciertos alérgenos en el aire que podrían elevar su potencia. Esta circunstancia combinada con los cambios en el clima global, explicaría por qué las alergias aerotransportadas están volviéndose más comunes.

Según este estudio, el ozono, que es el principal componente de la polución, oxida un aminoácido denominado tirosina que ayuda a formar las principales proteínas alérgenas del abedul. Este proceso, a su vez, desencadena una serie de reacciones químicas que altera su estructura y sus posibles efectos biológicos.

Los motores diésel y las alergias

En línea con lo expuesto, otro componente importante en la contaminación ambiental es la producida a partir de la combustión de los motores diésel, tal como recoge la Sociedad Española de Neumología y Cirugía Torácica (SEPAR). Estas máquinas producen unas partículas extremadamente pequeñas de dióxido de carbono, y que son cien veces más que las emitidas por los motores de gasolina.

Estas partículas alteran la estructura del polen aumentando su capacidad de inducir una respuesta alérgica en personas susceptibles, además de actuar como transporte de los alérgenos hasta lo más profundo de las vías respiratorias. Un hallazgo al que se llegó después de observar cómo las personas que vivían cerca de las autopistas desarrollaban más alergias respiratorias que la población de otras zonas.

Si a esto sumamos que el propio aire contaminado por sí solo irrita las mucosas de la nariz, la faringe y los pulmones, nos encontramos con que la contaminación nos hace mucho más susceptibles de padecer alergias respiratorias que las personas que viven en un hábitat con aire más limpio.

Genética y cambio climático

Por tanto, la contaminación amplifican la respuesta alérgica de las personas alterando las propiedades fisicoquímicas de los alérgenos (modifican su inmunogenicidad) y facilitando su penetración en el organismo con inflamación de la mucosa bronquial. Según la SEPAR, además, algunas personas tienen mayor facilidad para el desarrollo de estos procesos debido a una predisposición genética heredada.

Sin olvidar que el cambio climático también afecta al calendario polínico de las plantas –tal como recuerda la SEAIC– ya que avanza o alarga el periodo de polinización de las plantas lo que, a su vez, afecta a las alergias.

 

Consejos de la SEPAR para evitar los efectos de la contaminación atmosférica

Consejos para evitar la contaminacion - SEPAR
Consejos para evitar la contaminación – SEPAR

Escrito por el equipo de redactores especializados en el ámbito sanitario y con amplia experiencia en contenidos sobre salud y revisados por responsables de las seis entidades que configuran Apoya Tu Salud: Mylan, la Sociedad Española de Medicina de Atención Primaria, la Sociedad Española de Farmacia Comunitaria, la Sociedad Española de Farmacia Rural, la Federación Española de Diabetes y la Asociación de Cáncer de Páncreas.

Nos interesa tu opinión. ¿Quieres escribir el primer comentario?

avatar
500