Pacientes /

5 consejos para cuidar nuestra piel después del verano

Por

A lo largo de los meses estivales, y pese a que extrememos los cuidado para evitar quemarnos con el sol, nuestra piel está continuamente expuesta a los rayos solares y necesita que la mimemos para que se mantenga saludable. De hecho, habrá personas que tendrán que cuidar con más esmero este órgano ya que los datos que baraja la Academia Española de Dermatología y Venereología (AEDV) indican que el 15 por ciento de la población se quema cada verano.

Cuidados de la piel tras el verano

Aunque es importante mantener una piel sana e hidratada durante todo el año, a lo largo del verano ésta se ve expuesta a las altas temperaturas, deshidratación, agua con cloro, posibles quemaduras solares por no haberla protegido adecuadamente del sol, sal del mar, etcétera. Tener en cuenta las recomendaciones que ofrecen desde la AEDV nos ayudarán a mantener o devolver a la piel su vitalidad.

  1. Exfoliar la piel. Una vez que el verano toca a su fin, se recomienda realizar una exfoliación de la piel para eliminar las células muertas y las impurezas y ayudar a su regeneración. Esta acción es una parte importante del cuidado del cuerpo y puede ser mecánica o química, pero no debe hacerse con mucha frecuencia para no secar y escamar la piel.
  2. Revisar manchas y lunares. Al tiempo que se procede a realizar una limpieza de la piel se debe aprovechar para revisar bien la presencia de manchas que puedan hacer sospechar alguna lesión, así como el tamaño y forma de los lunares ya existentes y de los nuevos. Cabe recordar que los lunares son tumores benignos pigmentados que pueden ser factores de riesgo de cáncer de piel.
  3. Hidratar mucho la piel. Tras el verano es el momento idóneo para empezar una rutina de hidratación acorde a nuestro tipo de piel. Según la doctora Constanza Bahillo, de la Academia Española de Dermatología, se deben utilizar cremas con alto porcentaje de principios activos como el renitol (un derivado de la vitamina A) y los antioxidantes como la vitamina C para frenar el fotoenvejecimiento de la piel.
  4. Continuar utilizando protector solar. La piel necesita estar protegida de los rayos ultravioletas del sol todo el año, por lo que es esencial mantener la protección adecuada a nuestro tipo de piel los doce meses. Además, si se utilizan cremas con renitol es importante combinarlas con un protector solar alto para evitar quemaduras solares.
  5. Tratamientos para el envejecimiento cutáneo. Tras el verano es un buen momento para iniciar tratamiento láser o peeling para eliminar manchas o frenar el envejecimiento de la piel. Desde la AEDV los recomiendan una vez que haya desaparecido el bronceado veraniego.

Cinco sencillas pautas que nos ayudarán a preparar a la piel para la llegada de los meses más fríos, aunque hay que recordar que piel solo tenemos una y es preciso protegerla adecuadamente durante todo el año.

Nos interesa tu opinión. ¿Quieres escribir el primer comentario?

avatar
500