4 Interacciones entre medicamentos y alimentos

/ Por

Cuando nos diagnostican una enfermedad muchas veces nos centramos en el tratamiento que nos prescribe el médico sin tener en cuenta que algunos fármacos pueden interaccionar con ciertos alimentos. Esas acciones que pueden ejercer recíprocamente ambas sustancias pueden tener efectos negativos para nuestra salud, especialmente en fechas en las que se come con cierta frecuencia fuera de casa o nos saltamos las rutinas de alimentación, como es el caso de las celebraciones de Navidad.

interaccion medicamentos y alimentos

Las interacciones entre medicamentos y alimentos pueden alterar la seguridad y la eficacia de los fármacos, así como el estado de salud y nutricional del paciente. Son consideradas reacciones adversas de los fármacos, aunque se desconoce qué porcentaje de éstas representan.

Y aunque son difíciles de detectar, hasta que provocan daños graves, “su frecuencia potencial –tal como sostiene el Ministerio de Sanidad– es mucho mayor ya que los alimentos son, con gran diferencia, las sustancias que más se asocian con la administración de medicamentos”.

Por tanto, es importante extremar la información que se le da a los profesionales sanitarios para que puedan valorar y/o tener en cuenta esas interacciones a la hora de prescribir, dispensar o indicar un tratamiento.

Interacciones a tener en cuenta

Aún así, se han establecido varios criterios para clasificar estas interacciones que implican numerosos factores. Si solo nos fijamos en las interacciones atribuibles a la presencia de alimentos en general en el tracto gastrointestinal se debe tener en cuenta las siguientes consideraciones:

  1. Aminas biógenas: Se trata de compuestos nitrogenados que se localizan en alimentos y bebidas fermentados por bacterias lácticas. Quesos, embutidos, alcohol y legumbres son algunos de ellos. De entre las principales aminas biógenas, la histamina y la tiramina tienen especial riesgo por reaccionar con nitritos presentes en algunos fármacos.
  2. Componentes bioactivos de los alimentos: Teniendo en cuenta que los medicamentos también tienen acciones biológicas, no es extraño pensar en interacciones entre ambos. Los compuestos bioactivos presentes en las verduras crucíferas (coles, coliflor, brócoli, repollo…), el pomelo, la soja, la cafeína, la fibra alimentaria o el regaliz causan numerosas interacciones con medicamentos.
  3. Alcohol: Como es sabido, esta sustancia puede intervenir en la eficacia y efectos terapéuticos de los medicamentos de muchas formas. Asimismo, hay ciertos fármacos que pueden provocar el efecto antabus o potenciar los conocidos efectos tóxicos del alcohol.
  4. Plantas medicinales: Aunque puedan parecer inocuas, plantas como el hipérico, el ginseng, el ginkgo o la equinácea interactúan con los medicamentos provocando o bien una sobreexposición al mismo o la pérdida de eficacia.

Por tanto, es importante conocer los efectos de los fármacos y cómo responden ante los alimentos. No obstante, es preciso recordar que estas observaciones son solo una parte de todas las interacciones posibles entre ambas sustancias, y que son los profesionales sanitarios quienes deben valorar específicamente la dieta y el tratamiento de cada paciente.

¡Con su consejo y recomendaciones profesionales ya podemos salir de celebración!

Escrito por el equipo de redactores especializados en el ámbito sanitario y con amplia experiencia en contenidos sobre salud y revisados por responsables de las seis entidades que configuran Apoya Tu Salud: Mylan, la Sociedad Española de Medicina de Atención Primaria, la Sociedad Española de Farmacia Comunitaria, la Sociedad Española de Farmacia Rural, la Federación Española de Diabetes y la Asociación de Cáncer de Páncreas.

Nos interesa tu opinión. ¿Quieres escribir el primer comentario?

avatar
500